Así, el 83% de los participantes está de acuerdo en que los delitos informáticos, como el hacking, están situados demasiado abajo, en el puesto 18 del ranking en la Encuesta de 2013. De forma similar, más de la mitad de los encuestados afirma que, dada la próxima expiración de la Terrorism Risk Insurance Act (TRIA), el terrorismo debería estar en puestos más altos del ranking (actualmente se encuentra en el puesto 46). La investigación muestra que muchos sectores se encontrarán en alto riesgo si no se renueva la TRIA, en especial los de salud, transporte, inmobiliario e instituciones financieras.

Según Aaron Davis, managing director de la práctica de Property de AON RISK SOLUTIONS, “en respuesta al incierto futuro de la TRIA, AON ha registrado un incremento del 30% en las compras dentro del mercado de terrorismo especializado”. “Si no se amplía, las pérdidas derivadas del acceso directo a la TRIA reducirán los límites de terrorismo para las activos en Estados Unidos. Además, el mercado privado probablemente no tendrá capacidad suficiente para hacer frente a este riesgo añadido en caso de que la TRIA no sea renovada. Las empresas deberían planificarse ahora y estar preparadas si finalmente éste es el resultado”, advierte.

Por ello, advierte de la necesidad crucial para algunas empresas de estar preparado antes de la fecha de expiración, ya que que pueden enfrentarse a distintos problemas en esta renovación, como el impacto de la cobertura incluida en la TRIA, los precios del mercado especializado de terrorismo o las colocaciones cautivas de la TRIA. Para ayudar a las empresas que se encuentran en esta situación, AON ha diseñado distintos productos y soluciones innovadoras que pueden proporcionar la mejor protección posible para todos los negocios.