El beneficio neto por acción de las operaciones continuas ajustado es de 1,11 dólares (0,85 euros), lo que supone un incremento del 13% con respecto al alcanzado en el mismo periodo de 2012.

“Nuestros resultados en el primer trimestre reflejan un sólido comienzo de año, con un incremento de beneficios de dos dígitos logrado gracias a los buenos resultados en nuestro negocio de Risk Solutions y a una efectiva gestión de capital, como queda de manifiesto por la recompra de acciones ordinarias en el trimestre por importe de 300 millones (230 millones de euros)”, afirma Greg Case, presidente y CEO del grupo.