Paul Schultz, CEO de Aon Benfield Securities, explicó que "en el cuarto trimestre 2012 los volúmenes de emisión del ILS han sido muy fuertes, sumándose a las actuaciones trimestrales para el año en su conjunto. El All Bond Index superó todos los puntos de referencia más importantes para el cuarto trimestre debido principalmente a los rendimientos de descuento, en lo que ha sido un entorno de precios relativamente estable". Según destaca el informe, "el mercado secundario inició el trimestre con muchos inversores que han pagado las primas de los seguros de bonos". Ya en octubre, afirma el informe, los bonos de huracanes en la temporada final de riesgo comenzaron a cotizar en niveles que reflejan los puntos de vista de muchos inversores de que la temporada terminaría sin una pérdida.

Otras cuestiones sobre las que hace referencia el informe son las consecuencias que sufrirá el mercado asegurador por la tormenta ‘Sandy’, una de las más dañinas de la historia de EE.UU. y que tocó tierra el pasado 29 de octubre. AON BENFIELD estima unas pérdidas económicas totales de más de 62.000 millones de dólares, con unas previsiones de pérdidas aseguradas para la industria significativamente inferiores. Para ello se apoya en las estimaciones realizadas en noviembre por las diferentes agencias de modelización, entre ellas las de AIR Worldwide Corporation, que las sitúa entre 16 y 22 millones de dólares; las de EQECAT de entre 10 y 20 millones de dólares; las de Risk Management Solutions de entre 20 y 25 millones; y las de Property Claim Services de 11 millones. El nivel de incertidumbre en la estimación de las pérdidas aseguradas de Sandy sigue siendo alto, principalmente debido a los daños de inundación extensa. Asimismo, subyacen dos componentes principales a esta incertidumbre como son el último nivel de cobertura frente a inundaciones comerciales así como las pérdidas relacionadas con las fugas que tuvieron origen en las residencias y las líneas comerciales.

Asimismo, los daños fueron extensos en todo el Caribe, con un total combinado de pérdidas económicas estimadas en aproximadamente 2.500 millones, también con un impacto para el seguro mucho menos significativo, con la total combinado de alrededor de 100 millones en el caso de las Bahamas. Para el resto de regiones afectadas por Sandy como Canadá, las pérdidas aseguradas serán de algo más de 108 millones.