Estos fueron algunos de los mensajes que lanzó ayer en Barcelona el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, dentro del ‘IV Encuentro Mediario de Líderes del Seguro’. La convocatoria -organizada por el Colegio de Mediadores de Seguros de Barcelona, la revista 'Mediario' y Esade Business School, en cuya sede se desarrolló- contó con la participación de un centenar de representantes del sector, entre los que se encontraban los presidentes y principales directivos de los principales grupos aseguradores y de corredurías, así como de algunas de las principales instituciones del mercado, como la DGSFP, UNESPA, el Consejo General de los Colegios de Mediadores, gran número de Colegios de Mediadores provinciales y APCAS.

En su intervención, Almunia recordó los pasos que han llevado a la Unión Económica y Monetaria (título de su ponencia) y la trayectoria de la crisis hasta la situación actual. Reconoció que “hay conciencia de que no es suficiente con las decisiones parciales que se han tomado y hay consenso en que debemos ir más allá y se respalda la continuidad de una estrategia de ajustes”. Explicó, luego, el proceso que se sigue para crear una unidad bancaria y con un supervisor único en toda la U.E., que, dijo, “se quiere que esté aprobado el 1 de enero de 2013, aunque es una discusión difícil, lo que tal vez dilate un poco los plazos. En todo caso yo creo que va a ir todo adelante por una razón: si no hay supervisor único no será posible la recapitalización directa de los bancos”.

COMBINAR ESTRATEGIAS DE AJUSTE Y DE CRECIMIENTO

Pero la unión bancaria, señaló seguidamente, no es suficiente; a su juicio, hacen falta también políticas fiscales y la recuperación de la confianza “en que las medidas puestas en marcha produzcan el crecimiento que necesitamos. Pero para ello algo tiene que cambiar. Los Gobiernos miran más a las elecciones locales que a los problemas globales de la Unión Europea. Debemos tomar conciencia de que los problemas comunes necesitan decisiones comunes. Estas decisiones son de un calibre tan monumental que superan a un gobierno de índole nacional, pero los ciudadanos no ven la necesidad imperiosa de transmitir una parte de su soberanía para el bien común. Al final, cuando se trata de compartir soberanía, hacen falta resoluciones políticas de alto nivel, que deben ser respaldadas y en todo momento sometidas al control democrático”.

En el coloquio posterior, Almunia –que fue presentado al inicio del acto por Eugenia Bieto, directora general de Esade; Lluís Ferrer, presidente del Colegio de Mediadores de Barcelona; y Pasqual Llongueras, editor de Mediario- defendió las políticas promovidas por la UE para salir de la crisis, advirtiendo de las consecuencias de no ir por ese camino. Abogó por reducir el déficit, profundizando lo necesario en los ajustes económicos y sociales; por reducir el nivel de endeudamiento; por el saneamiento del sistema financiero; y por las reformas estructurales necesarias para desarrollar al máximo la innovación, la productividad, la eficiencia y la competitividad en el exterior. En suma, como apuntó en las conclusiones el secretario general de Esade, Francisco Longo, defendió la necesidad de combinar estrategias de ajuste con estrategias de crecimiento y trasladar a los políticos la responsabilidad de aplicarlas adecuadamente.