El titular del ministerio, Élmer López, ha manifestado que “como entidad gubernamental podemos asumir ese riesgo para que los productores tengan garantizadas sus cosechas. Según datos, un seguro agrícola es arriba del 28% de lo que cuesta el producto, por lo que se le dificulta al agricultor adquirirlo”, incidió.

Las posibilidades para la reducción de la prima tienen dos vías, según el análisis realizado. El primero pasa porque el seguro sea comercializado en los países centroamericanos y a la vez sean contratados por los agricultores de la región. La segunda opción apuesta porque el Gobierno de Guatemala asuma los costos de la prima para apoyar a los productores nacionales de mayor vulnerabilidad por el cambio climático.

Según los datos del ministerio, en la actualidad las pólizas agrarias son adquiridas por empresas con mayor capacidad. El ministerio cree que reducir los precios de los seguros aumentaría los productores asegurados hasta el 20% del total, cuando hoy alcanza el 8%.