Sobre este tema considera que, “en la actualidad, en las entidades aseguradoras el 50% somos mujeres, pero muy pocas tenemos cargos directivos”; no obstante, se muestra convencida de que el hecho de que, actualmente, dos de cada tres licenciados sean mujeres, en los próximos años, “se verá reflejado en los equipos directivos y los consejos de administración”.

UN RETO Y UNA OPORTUNIDAD

Sobre la posición que ocupa el sector asegurador dentro del ámbito financiero, Ana Matarranz argumenta que “tradicionalmente ha sido un sector muy conservador y prudente en todos sus ámbitos, tanto el de inversiones como en el de suscripción independientemente del ciclo económico. Esto ha sido lo que ha hecho que, frente a la crisis económica en la que se ha producido una importante contracción de la demanda, haya sido uno de los sectores que ha demostrado tener mayor fortaleza”. Destaca, asimismo, que nuestro país “en lo que se refiere a solvencia y gestión está sin lugar a dudas entre los países más avanzados de nuestro entorno”, pero nos falta, “sobre todo en el ámbito de Vida, un mayor aseguramiento de prestaciones de jubilación en el ámbito individual y en el pilar empresarial. La contribución del sector asegurador al PIB es del 5,49%, muy por debajo del resto de países desarrollados. Las primas brutas por habitante son realmente irrisorias, 1.221 euros en 2012. Aquí, la Mediación tiene un reto y una oportunidad muy importante para los próximos años. Actualmente, la cuota de los corredores es solo de un 16% respecto al resto de canales de distribución”.

ADAPTACIÓN A SOLVENCIA II

Otro tema que está marcando la actualidad del sector es el precio, que en su opinión, “sigue siendo determinante. El seguro en general es el único servicio que vende inicialmente un intangible de algo que el cliente quiere que no ocurra, esto es algo excepcional en la industria por eso es un mundo terriblemente especial. Por eso cada vez más se tendría que tener en cuenta el servicio excelente, el pago rápido de los siniestros, un buen diseño de póliza adaptada a una revisión de riesgos/necesidades de los clientes… son muchas cosas que se tendrían que valorar a priori pero por las características del mundo de los seguros solo se puede valorar una gestión óptima a posteriori”.

Como proyección de futuro, considera que el sector “se tiene que adaptar a la nueva regulación de Solvencia II por otra parte se tiene que seguir adaptando a las necesidades de los clientes y a un mundo muy cambiante e internacionalizado donde las comunicaciones y la tecnología han cambiado muchísimo. En mi opinión todavía tiene un camino que recorrer en lo que respecta a la flexibilidad en la suscripción y a la agilidad en el pago de los siniestros. En cualquier caso soy muy optimista respecto al futuro de nuestro sector, es un sector donde las grandes compañías y brókeres hacen muy bien las cosas y donde tenemos magníficos profesionales”.

Más información sobre cómo suscribirse a 'Actualidad Aseguradora Mediación' y al resto de las publicaciones de INESE