El artículo tercero, fracción III, inciso 2 de la Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros, considera que será válido para “la persona que compruebe que ninguna de las empresas aseguradoras facultadas para operar en el país, pueda o estime conveniente realizar determinada operación de seguro que les hubiera propuesto. En este caso, se otorgará una autorización específica para que lo contrate con una empresa extranjera, directamente o a través de una institución de seguros del país”.

La noticia se da a conocer tras saberse que en abril comenzará el nuevo periodo de siembra de camarón y después de que AGROASEMEX, la aseguradora del gobierno federal, se negara a ofertar productos de aseguramiento al sector acuícola, específicamente para las granjas que producen el crustáceo, tal como argumentó en un informe distribuido a los representantes del sector. En el mismo indica que la decisión de suspender el aseguramiento a las granjas acuícolas responde a la negativa de los reaseguradores internacionales de respaldar o asumir la retrocesión para el ejercicio 2014, a causa del Síndrome de Mortandad Temprana (EMS, por sus siglas en inglés) que afectó al camarón en diversos países y que provocó pérdidas cuantiosas. Cabe recordar que el pasado mes de octubre, la aseguradora envió un documento a los Fondos de Aseguramiento Agropecuario informando de que suspendería el reaseguro acuícola.

ANTECEDENTES Y DAÑOS

En México, se estima que las pérdidas causadas por el brote del síndrome de mortalidad temprana rondan los 3.000 millones de pesos (225 millones de dólares) y afectó a alrededor de 32.000 hectáreas de un total de 72.000 cultivadas, contando sólo el 13% del total de hectáreas de cultivo de camarón con un seguro, y de éstas, 6.000 resultaron afectadas por el EMS, según la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados.

AGROASEMEX explicó que, sobre la base del análisis de los resultados operativos de 2013, sus proyecciones indican que podría sufrir una pérdida de 882 millones de pesos (66,16 millones de dólares). Por ello, considera que “resulta insostenible su operación para el riesgo de enfermedades en los siguientes ejercicios”, informa ‘El Economista’.

Cabe destacar que hasta 2012 las aseguradoras más conocidas, como MAPFRE, GENERAL DE SEGUROS y PROAGRO, ofrecían pólizas para los productores de camarón, pero han dejado de hacerlo por motivos similares a los esgrimidos por AGROASEMEX.