Durante una conferencia de prensa recogida por ‘El Economista’, el representante de las aseguradoras destacó que desde el año 2006 se había estado registrando un crecimiento de robo de autos asegurados y no ha sido hasta 2012 cuando se manifestó una reducción en la sustracción de vehículos. La reducción en el robo de unidades registrado durante el año pasado se derivó de diversas acciones del gobierno federal y de los estados por combatir este delito; por ejemplo, operaciones desempeñadas por elementos del Ejército Nacional, Marina y la Policía Federal y Estatal.

Recaredo Arias puso de manifiesto que las autoridades entendieron que el delito de robo de autos es el segundo más costoso, tanto a nivel nacional como internacional, por lo que se diseñaron estrategias para combatir el delito. El total que las aseguradoras pagaron por indemnizaciones de robos durante el año pasado fue de 10.000 millones de pesos (331,5 millones de dólares), mientras que, en los seis años pasados, se estima que las empresas de seguros pagaron más de 54.000 millones de pesos (4.277 millones de dólares).

Durante la rueda de prensa también se reveló que actualmente el robo de vehículos asegurados se concentra en nueve estados de la República Mexicana. Entre ellos, están el Estado de México, donde se robaron 20.732 unidades; Distrito Federal, 11.071; Jalisco, 7.052; Nuevo León, 6.680; Sinaloa, 3.619; Chihuahua, 3.040; Tamaulipas, 2.431; Veracruz, 2.350, y Coahuila, con 1.780 hurtos.

Recaredo Arias enfatizó que aunque el robo de autos haya bajado, más del 50% de las sustracciones que se realizan es bajo uso de la violencia. Del 2008 al 2012 los hurtos realizados de forma violenta pasaron de 38 a 55%, siendo Sinaloa, Guerrero y San Luis Potosí las entidades donde más se utiliza este método. Durante el 2012, los autos más robados fueron el Tsuru y la pick up, de Nissan; Jetta, de Volkswagen, y Sentra, de Nissan.

COMPARTIR