Desde el colectivo de afectados se interpreta que esta decisión se debe a la solicitud presentada ante el órgano de control por uno de los afectados. “Es una buena noticia, parece que las instituciones velan por los ciudadanos”, han comentado a esta redacción esas mismas fuentes.

El escrito de amparo solicitaba que desde la DGSFP se tomaran “medidas” para evitar que tuviera lugar la Asamblea por entender que se incumplían “los requisitos legales de la Convocatoria”, “el deber de transparencia” y “el de gestionar en beneficio de los interesados”. Asimismo, se solicitaba que la Asamblea no se celebrara hasta que AMIC “remita a todos los afectados  la información necesaria para decidir con conocimiento de causa”; “que se habilite la posibilidad de decisión individualizada sobre el futuro de la pensión de cada mutualista y, como mínimo, se permita el voto por correo”; “que se califique este escrito en demanda de intervención urgente de la manera más favorable” y que se envíe a mutualistas y beneficiarios “información sobre el Expediente de Medidas de Control Especial y de Solvencia Futura iniciado por la DGSPP el 11 de marzo de 2014”.

Hay que recordar que desde la entidad se achacaba la decisión de transformar rentas por capital se debía a que se había visto “obligada” a presentar al órgano supervisor un plan financiero “en el que se pone de manifiesto que la viabilidad de la Mutualidad precisa una operación de reestructuración, consistente en la venta de determinados activos para poder afrontar la compra de un pasivo de seguros que supone una merma del patrimonio de la entidad”. Entre los factores que explican el deterioro del patrimonio mutual, afirman desde AMIC, este plan refleja “la existencia de un pasivo de seguros con flujos de pago descubiertos” y que “la viabilidad de la entidad precisa, entre otras medidas, la reestructuración del balance de la mutualidad consistente en la compra del pasivo de seguros no cubierto por rentas de viudedad, jubilación, incapacidad y orfandad”.

Esta redacción se ha puesto en contacto con la DGSFP, quien ha preferido no comentar los motivos de su requerimiento.

APROBACIÓN DEL RESTO DE PUNTOS DEL ORDEN DEL DÍA

El resto de puntos del orden del día de la Asamblea fue aprobado: cuentas anuales de la mutualidad y del grupo consolidado, aplicación del resultado de la cuenta de pérdida y ganancias del año 2013, gestión de la Junta Directiva, así como los ceses y nombramientos de la misma y la aprobación de la renovación de auditores de cuentas para el trienio 2014-2016.

Respecto al punto 7 del orden del día relativo a la transformación de las rentas de diversos convenios colectivos mediante su compra por un capital, AMIC ha explicado a esta redacción que la semana previa a la celebración de la Asamblea, recibió “un requerimiento de la DGSFP para proceder a la sustitución de dicho punto por otro de carácter exclusivamente informativo para los mutualistas y beneficiarios, acerca de la situación de AMIC y de los diferentes cauces o alternativas previstas para solventar dicha situación”. Desde la mutualidad se explica que se informó a los asistentes a la Asamblea de la existencia del requerimiento y del consiguiente cambio en el orden del día “en el punto primero del orden del día, dentro del cual se resumió también la situación de la mutualidad y las alternativas previstas para solventar la situación”, tal y como requería la DGSFP.

“A los efectos de lo comunicado anteriormente a los beneficiarios convocados en nuestra carta-burofax del pasado 29 de mayo, los cambios introducidos en el orden del día de la Asamblea implican que finalmente no se haya sometido a votación asamblearia la decisión de transformación de las rentas en capitales, siendo esta una opción que los beneficiarios podrán decidir voluntaria e individualmente”, afirman desde AMIC, que tildan de meras conjeturas y “opiniones” que el requerimiento de la DGSFP se deba al escrito de amparo remitido por uno de los beneficiarios.