El informe señala que las relaciones comerciales entre China y América Latina han experimentado un aumento impresionante, con unos flujos comerciales que se han multiplicado por veintidós desde el año 2000, frente a un incremento mundial del triple en términos generales. La evolución de la participación china en los encadenamientos de las cadenas globales de valor de América Latina ha sido notable, llegando incluso a superar a las intrarregionales: entre los años 2000 y 2011, la proporción intrarregional de la región en los encadenamientos hacia atrás creció del 5% al 9%, mientras que la proporción china se disparó del 1% al 11%. China es en la actualidad el mayor socio comercial de Brasil, Chile y Perú. No obstante, recuerda el informe, América Latina  debe  avanzar  en  su  agenda  de  integración,  utilizando  como  base  las  plataformas existentes, tales como el Mercosur, la Alianza del Pacífico y CARICOM, para aprovechar las ventajas derivadas de una mayor integración en las cadenas globales de valor.

Perspectivas economicas América Latina 2016El comercio entre América Latina y China ha experimentado una expansión sin precedentes, pero la actual desaceleración de la región revela debilidades estructurales de un crecimiento basado en las materias primas. Según el informe, tras la constatación de esta debilidad, los gobiernos de América Latina están buscando vías para seguir siendo competitivos y atractivos para China, explorando políticas de desarrollo productivo innovadoras para mejorar la participación en las cadenas globales de valor y fomentar la diversificación económica. Un tercer aspecto a tener en cuenta es que la región necesita invertir en capacitación, integración regional e infraestructuras para beneficiarse de la nueva normatividad de China.

Por último, la atracción de inversiones chinas puede resultar beneficiosa para ambas partes. América Latina necesita mejores regulaciones, mayores capacidades de gobierno para desarrollar proyectos financiables, mercados de capitales con mayor profundidad  y liquidez, sostenibilidad medioambiental y mayor compromiso con la transparencia y el buen gobierno, tanto en los principales como en la práctica. China también se beneficiará de materias primas, un mercado para sus exportaciones y un destino atractivo para la diversificación de sus inversiones en el exterior.

Un encuentro entre dos Océanos

Este estudio se presentó el pasado lunes 9 de mayo en Casa de América, Madrid, y durante el encuentro se profundizaron en algunas aportaciones que contribuirán a la comprensión de las nuevas oportunidades y los retos a los que se enfrenta América Latina, con el fin de adoptar reformas específicas que estimulen el crecimiento inclusivo y que constituyan una alianza con China beneficiosa para ambas partes.

Los ponentes para presentar el informe fueron Jesús Gracia, Secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica; Lyu Fan, Embajador de la República Popular de China en España; Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la OCDE y Guillermo Fernández de Soto, director para Europa de CAF-banco de desarrollo de América Latina. Durante su intervención Gracia quiso destacar que se está cambiando la fisionomía del comercio internacional así como un incremento en las comunicaciones que se traduce en “un encuentro entre  dos Océanos” en los que vamos a ver a una región latinoamericana en la que se “vuelve a la normalidad después de las materias primas”, una región joven y que será un eslabón entre el Atlántico y el Pacífico.

Mario Pezzini señaló que "la trampa del ingreso medio es un reto continuo para América Latina, que necesita esforzarse por lograr un mayor grado de diversificación productiva, modernización e integración.  La “nueva normalidad” de China supone a la vez un llamado de aviso y una oportunidad para la estrategia de desarrollo de la región hacia esos objetivos".

Para Fernández de Soto hay que “encontrar una relación más balanceada entre China y América Latina dentro del papel que juega China en la economía  global”. América Latina tiene grandes retos por desarrollar, explicó el director para Europa de CAF-banco de desarrollo de América Latina, entre ellos, necesita realizar “reformas estructurales en materia de transformación productiva, así como impulsar la tecnología y las infraestructuras”. Los lazos políticos entre China y la región latinoamericana se han profundizado desde 2001 hasta hoy, por ejemplo, explicó el directivo, “China es el mayor socio de Brasil, Chile y Perú en la actualidad”.