Según explica la propia agencia de calificación, la nota asignada refleja su expectativa de que la capitalización ajustada al riesgo “continuará en un nivel excelente, tanto individual de cada filial como consolidada a nivel de grupo”. A.M. Best cree que la fortaleza de capital es probable que se mantenga gracias a la generación de ganancias sólidas y una estrategia cautelosa de crecimiento, dadas las condiciones de incertidumbre económica en sus principales mercados europeos.

Los ‘rating’ también consideran la importancia estratégica de las entidades a través de su presencia en mercados clave de todo el mundo.