Las calificaciones reflejan los resultados rentables netos de GMX, así como una adecuada capitalización basada en riesgo y unos niveles constantes de ingresos positivos por inversiones que han permitido que la compañía aumente de manera sostenida el excedente, tal y como informó la agencia.

Sin embargo, desde A.M. Best explican que esto se podría ver parcialmente contrarrestado por la limitada flexibilidad financiera de GMX, además de la concentración geográfica de su negocio exclusivamente en México, lo que hace que aumente la exposición de la compañía a la volatilidad e influencias políticas, económicas y regulatorias.

Los retos de GMX seguirán siendo el de aumentar su cuota de mercado y la generación de ingresos en un mercado muy competitivo y maduro. A esto se le suma la frecuencia de eventos catastróficos en el caribe que presenta un importante nivel de riesgos para la compañía, concluye la agencia.