Según los primeros datos, el valor del avión siniestrado podría ascender a casi 100 millones de dólares (74 millones de euros), según datos de AON y de los que se hace eco 'Business Insurance'. Asimismo, la familia de cada uno de los 295 pasajeros y tripulantes fallecidos tiene derecho a recibir una compensación de 170.000 dólares (125.000 euros), según la normativa aérea internacional. Junto a estas cifras se podría sumar los seguros particulares que pudieran tener algunos de los viajeros y los potenciales litigios en que los afectados reclamen una mayor compensación por posibles negligencias. De esta forma, el coste final podría situarse entre 500 y 1.000 millones de dólares (entre 370 y 740 millones euros), según estimaron las fuentes del sector consultadas.

En un principio “debe ser bastante fácil para los investigadores determinar si el avión fue alcanzado por un misil o explotó por alguna otra razón”, subraya Robert Cohn, abogado de la aviación y socio de Hogan Lovells en Washington. Bajo este panorama, las causas del siniestro entrarían dentro de las cláusulas de la póliza con ATRIUM, si se confirma que la nave fue alcanzada por un misil. Según expertos del mercado del LLOYD'S, al no existir una declaración oficial de guerra en Ucrania y no estar clara la intencionalidad terrorista, el seguro de ATRIUM podría no activarse. En el caso de no llegar a un acuerdo entre las aseguradoras, tanto Malaysian Airlines como las aseguradoras pueden llegar a pedir compensaciones a los responsables últimos del ataque, sea Rusia, Ucrania o un grupo separatista del este ucraniano.

Turbulencias en el mercado de la aviación

Las pérdidas para las aseguradoras y en concreto para el mercado de los seguros de la aviación dependerán mucho de si el derribo se considera que ha sido debido a un acto hostil. "Si se verifican los informes de que el avión fue derribado, la pérdida de la aeronave será asumido por un nicho de mercado que ha sido recientemente golpeado por una serie de pérdidas", señaló Barclays. Business Insurance ha consultado a las principales empresas del sector que podrían estar afectadas por este siniestro pero muchas no han revelado si Malaysian Airlines es su cliente.

En los últimos cinco años, hasta diciembre de 2013, las aseguradoras han ganado 890 millones de dólares en el sector de la aviación, principalmente gracias a la ausencia de grandes siniestros. El año pasado, el total de primas que pagan las aerolíneas bajó un 10%, hasta 1.400 millones (1.035 millones de euros). No obstante, estos dos siniestros consecutivos de Malaysian Airlines han disparado el número de víctimas en accidentes aéreos y pueden cambiar la tendencia del sector, indican fuentes de AON. “El avión desaparecido en marzo recordó al sector que pueden producirse grandes catástrofes, pero podía considerarse un suceso aislado. Otro accidente puede cambiar la dinámica del mercado”.