A la espera de conocer las causas reales del accidente, se sabe ya que ALLIANZ SEGUROS es la aseguradora que cubre el Seguro Obligatorio de Accidentes de Viajeros de Renfe-Operadora y es por tanto quien tendrá que indemnizar los daños corporales consecuencia del siniestro. La entidad confirma que ya puso en marcha en la misma noche de ayer un protocolo de actuación por este siniestro. Fuentes del mercado consultadas por esta Redacción señalan a WILLIS como bróker.

Asimismo, según la información que la propia operadora ferroviaria ofrece en su página web, el seguro de Responsabilidad Civil está suscrito con QBE INSURANCE (EUROPE), para responder de los daños causados a los viajeros, a sus equipajes, al correo o a la carga transportada, a las infraestructuras ferroviarias, a los trenes y a terceros, personas o bienes, en los términos, alcance y cuantía establecidos en el artículo 63 del Reglamento del Seguro Obligatorio de Viajeros, con una franquicia de un millón de euros.

Por su parte, la cobertura del seguro de Responsabilidad Civil General de Explotación de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) y de Responsabilidad Civil Complementaria fue adjudicado en el año 2011 a ALLIANZ GLOBAL CORPORATE & SPECIALTY.

Según las primeras informaciones, el exceso de velocidad del tren es una de las hipótesis que cobra más fuerza como posible causa del accidente. La velocidad máxima en el punto del accidente era de 80 km/h, debido a que en ese punto se reduce la velocidad para entrar en la estación de Santiago: fuentes de Renfe adelantan que el tren podría estar circulando a 180 km/h.