El IMSS tiene reservas por 22.000 millones de pesos (1.698 millones de dólares), pero 12.000 millones (926,2 millones de dólares) se invierten en deuda gubernamental, corporativa y bancaria y serán utilizados para esta operación. Daniel Karam, director general del Instituto, aseguró en información de ‘Terra’ que la compra le dará al organismo mayores dividendos. "Las reservas se invierten en instrumentos de deuda del Gobierno, corporativa, y el rendimiento que ofrecen es de 7%", justificó. Dijo que al redireccionar la estrategia de inversión hacia la Afore, se esperan rendimientos de cuando menos 11%.

Por su parte, Berenice Ramírez, académica de la UNAM, aseguró que al utilizar el superávit para la compra de AFORE BANCOMER en lugar de usarlo para resolver la profunda crisis en el seguro de enfermedades y de maternidad van a descapitalizar más al IMSS. "Con ello van a concluir lo que hicieron con la reforma del 97, donde quedó claro que cambiaron la Ley para que entrara el sector privado a las pensiones, lo que refleja que no hay interés por la seguridad social sino por la rentabilidad financiera", aseveró. Por su parte, Ramiro Tovar, académico del ITAM, dijo que el IMSS mejorará sus rendimientos pero no solucionará su problema estructural.

COMPARTIR