Así, en su web www.segurosinformatica.es, ofrece el nuevo ‘CYBER’, un producto que define como “el complemento perfecto para un buen aseguramiento de cualquier empresa dependiente de la informática y como el más completo del mercado en lo relativo a la cobertura de los propios sistemas informáticos y de datos de una organización. Así,”los seguros tradicionales de responsabilidad civil o de daños no se ocupan de los riesgos cibernéticos, que se han convertido en esenciales para el funcionamiento de este tipo de empresas”.

El seguro ‘CYBER’ es un producto mixto que cubre por un lado los daños propios que se produzcan en los sistemas informáticos o datos de la empresa asegurada y por otro los daños que se puedan provocar a terceros desde los sistemas de la propia entidad asegurada. Todo ello por un error propio o por un acto mal intencionado de terceros o de empleados.

La parte de daños propios, cubre la reconstrucción de los sistemas y sobre todo de los datos, siendo esencial que, además, se indemnizará por la pérdida de beneficios que la paralización suponga. Queda incluida la extorsión o amenaza de extorsión, que sin ser un daño todavía, sería el paso previo.

La parte de responsabilidad civil, cubre los daños que la empresa asegurada produzca a terceros por transmisión de códigos maliciosos, divulgación de sus datos, publicación en redes sociales de comentarios-noticias que puedan considerarse que vulneran algún derecho, denegación de servicio, uso de las redes propias por terceros para atacar otros sistemas. En general, la parte de responsabilidad civil cubre cualquier daño que se produzca a terceros desde el sistema informático del asegurado.

El seguro ‘CYBER’ es “fundamental para cualquier empresa que dependa para su funcionamiento de la informática”, se aclara, y cubre:

- Robo de datos (incluida usurpación de identidad) ya sea por personas ajenas o empleados.
- Alteración, copia, corrupción, destrucción, eliminación de datos.
- Extorsión comercial, vulneración o debilitamiento de la marca.
- Pérdida de datos personales, incluso de empleados.
- Pérdidas de ingresos comerciales.
- Multas LOPD.
- Extorsión por datos.
- Divulgación no autorizada de información o datos.
- Divulgación pública de información privada o apropación comercial de nombres.
- Plagio, piratería, apropiación indebida de ideas, violación de los derechos de autor, nombre, dominio o eslogan comercial.
- Invasión, intrusión, infracción o vulneración de los derechos a la privacidad.
- Difamación, daño a la reputación, descrédito a un producto o a difamación comercial.
- Transmisión de códigos maliciosos o virus informáticos.
- Denegación de servicio.

Para obtener un presupuesto sin compromiso de este producto, se puede enviar un cuestionario-formulario de contacto a alfarisk@alfarisk.es, o mediante una llamada.