"Las CCAA se encargan de proveer los servicios sanitarios, pero tienen un control limitado sobre el alcance de los servicios que pueden dar, lo que provoca que el gasto sea inelástico y difícil de controlar", detalla un documento elaborado por Fitch y titulado 'Comunidades Autónomas: El riesgo del gasto para la salud'.

A través de este análisis elaborado en exclusiva sobre el sistema sanitario español, la agencia insta al Gobierno central a modificar las responsabilidades sanitarias de las autonomías o a proveer de una financiación "suficiente" a los ejecutivos regionales, ajustada al nivel de gasto que se les exige. Para la agencia, la situación actual acaba por lastrar el crecimiento económico del conjunto del país.

En el documento señala que las quince comunidades incluidas en el régimen común de financiación autonómica redujeron su recaudación un 17,1% entre 2009 y 2013. En el mismo periodo el gasto sanitario experimentó un retroceso del 11,5%. Además apunta a que el crecimiento del gasto sanitario en el periodo 2004-2013 superó la expansión del PIB del sector público, al situarse en el 38,9% y 19,7%, respectivamente.

Por ello, para la agencia, "la cobertura y la definición del gasto sanitario a nivel regional constituye un desafío clave". Este desequilibrio entre exigencias y recursos en el sistema público de salud no ha sido cubierto por un mayor esfuerzo financiero desde el sector privado, matiza el comunicado. Fitch opina que el gasto de los grupos sanitarios privados sólo creció un 6,5% entre 2010 y 2013, mientras el gasto de los hogares en esta partida continuó creciendo a pesar de experimentar una caída en sus ingresos de cerca del 9%.

Noticias relacionadas

La sanidad privada defiende la incorporación de la innovación a nivel tecnológico y de gestión

Las medidas adoptadas en salud y pensiones por los gobiernos españoles desde 2011 harán que las finanzas sean sostenibles en el futuro

“La colaboración público-privada es esencial para una sanidad universal y sostenible”