En un artículo titulado “Decepciones del Anteproyecto IDD”, la asociación afirma que “la Autoridad Europea vive en un  Universo paralelo, pero la DGSFP no le va a la zaga”. “El resumen que podemos hacer del actual Anteproyecto es que: casi nulas novedades en las peticiones de los corredores y excesivas imposiciones en los requisitos de Vida, especialmente en Vida Ahorro”, adelanta, para añadir que “la dinámica financiera se ha impuesto a la aseguradora y, como si todos fuésemos lo mismo, se aplican medidas idénticas en negocios opuestos. El seguro asume riesgo, el financiero huye de él. Finalmente el apartado de sanciones es de ciencia ficción. Exorbitado”.

“Pequeños, muy pequeños, y medianos, muy medianos”

A su juicio, “la DGSFP tiene la responsabilidad de conocer la realidad española y adaptar las leyes a esa realidad. La realidad es que más del 90% de los mediadores en España son pequeños, muy pequeños y medianos, muy medianos. Lo que proponen con este Anteproyecto es su liquidación, en pocas palabras, dejar en manos de las grandes multinacionales y de la banca la distribución de los seguros. Prefieren grandes grupos distribuyendo capilarmente a través de delegaciones y sucursales con personal escasamente preparado, que con profesionales titulados (en nuestra opinión, universitarios), aunque sea formado por pequeños y medianos corredores/corredurías independientes”.

Y dan un paso más cuando escriben que “por no atreverse, solo han mencionado, pero no han desarrollado, un punto que se ha pedido desde la mediación por activa y por pasiva, el Cambio de Posición Mediadora. Un problema que afecta cada año a centenares de miles de pólizas y que no se quiere abordar, no se sabe bien por qué. Con lo fácil que sería añadir al punto 5 del Art. 30 del Anteproyecto, lo que el Tribunal Supremo ya ha dictaminado varias veces y que resumido dice: “Los derechos de gestión pasan inmediatamente al nuevo mediador y los económicos a la siguiente renovación de la póliza””.

 

 

COMPARTIR