En el marco de esta concienciación, se han reemplazado las papeleras individuales por contenedores más grandes que permiten la separación de residuos, se está fomentando el uso de cubiertos metálicos en lugar de los de plástico desechable y se han colocado en las áreas comunes carteles que informan al personal sobre la importancia de conservar la energía y no desperdiciar el agua.

“Esta idea surgió en una mesa redonda sobre ‘Optimización de costes’ en la que participaban los empleados. Desde entonces, un equipo se ha embarcado en una campaña para animar a sus colegas a adoptar un enfoque más responsable hacia el medio ambiente”, explica la aseguradora.

La iniciativa tiene a su vez una segunda vertiente, una campaña de ‘Solidarity Clean Desk’ en colaboración con la organización benéfica Cooperación Internacional. Esta campaña consiste en la donación de ese material de oficina y papelería que ya no se va a usar a organizaciones benéficas. De momento, y a través de la Fundación Valora, se han entregado 90 papeleras y 12 archivadores a la Abadía Santa Cruz y otras 60 papeleras de acero inoxidable al Colegio de Nuestra Señora, que atiende a 400 alumnas. Por su parte, Trastornos del Espectro del Autismo ha recibido 200 carpetas.

Benedetta Cossarini, directora general de la compañía en Iberia, subraya que "al demostrar nuestro compromiso con el medio ambiente, también compartimos los fuertes valores de AIG con nuestros empleados y clientes". Mientras que Ana Gutiérrez Monge, responsable de Cumplimiento de España, incide en que "tenemos que darnos cuenta de que depende de cada uno de nosotros hacer un impacto positivo en nuestro medio ambiente. El verde no es simplemente un color; debe definir la forma en que vivimos".

COMPARTIR