El objetivo de la compañía con este lanzamiento ha sido consolidar su posicionamiento en el mercado de la pyme. “Es un producto orientado a pequeñas y medianas empresas, ofrece un 90% de cobertura y una alta autonomía al asegurado para decidir cuánto y a quien vender con la máxima estabilidad en los riesgos", detalla el comunicado.

Según explican, está soportado por una plataforma tecnológica que consiste en una herramienta de gestión de crédito. Proporciona información en tiempo real de la situación de cada comprador y facilita el cumplimiento de los requerimientos administrativos de la póliza. Esta plataforma permite reducir las tareas administrativas propias del seguro de Crédito y calcula de manera automática y periódica todos los límites del crédito; además ofrece total autonomía al asegurado para vender, según se destaca.

Por último, "cualquier necesidad de incremento de riesgo puede solicitarse a AIG a través de la plataforma y permite generar informes de deuda pendiente y facturación".