Con motivo de la inminente entrada en vigor el próximo el 1 de julio de la enmienda al Convenio SOLAS, durante esta jornada se ha compartido con los asistentes el contexto actual y de futuro de la “International Convention for the Safety of Life at Sea (SOLAS)”, que ha sido modificada por la OMI e implica que los cargadores y demás partes de la industria del flete deberán verificar el peso de los contenedores antes de que estos puedan ser cargados en el buque.

A partir de esa fecha, los cargadores tendrán la obligación de facilitar al transportista marítimo y la terminal portuaria el peso verificado de cada contenedor presentado para su transporte. Por su parte, el peso verificado deberá ser proporcionado a tiempo para que puedan utilizarlo a los efectos de la preparación de un plan de estiba; es decir, antes de cargar, con el fin de que el plan se complete en tiempo. Durante la sesión se ha explicado también que estas modificaciones van a tener importantes implicaciones para la industria del transporte aunque, sin embargo, se ha argumentado que este hecho no ha sido totalmente apreciado por gran parte de la industria.

Según Elizabeth Turnbull es sorprendente que un tema tan básico para la seguridad del transporte marítimo, como puede ser la obligación de verificar la masa bruta de los contenedores, no se haya regulado hasta ahora. España es uno de los pocos países que ha introducido legislación nacional para ayudar a la implementación de la enmienda de SOLAS y será de vital importancia ahora para los participantes en la industria, sean cargadores, navieras o terminales portuarias, mantener buenas vías de comunicación para evitar congestión en los puertos, y retrasos u otras complicaciones en el transporte de las mercancías. En palabras de Ignacio Arrigoni: “En AIG Marine estamos interesados siempre en generar sesiones de formación y compartir con corredores y clientes las novedades que pueden afectar a nuestra industria y este tema en concreto es de máxima actualidad”.