En total, los daños por pedrisco se han dado en más de 300.000 hectáreas de cultivo aseguradas y 240.000 parcelas, lo que se sitúa muy por encima de la media de los últimos años para estos meses. A esta cifra hay que sumar los daños provocados por siniestros diferentes del pedrisco ocurridos en julio y agosto, como incendio, lluvia torrencial, lluvia persistente, etc., lo que incrementa el número de hectáreas siniestradas a cerca de 370.000.

Los cultivos más afectados han sido los cereales, con más de 250.000 hectáreas aseguradas con siniestro, la uva de vinificación, que supera las 27.800 hectáreas con daños, y los frutales, con cerca de 10.500 hectáreas afectadas.

ARAGÓN, LA COMUNIDAD MÁS AFECTADA

En cuanto a valoración económica, Aragón es la comunidad más afectada, con una previsión de siniestralidad que supera los 24,3 millones. Le siguen Castilla y León (donde la siniestralidad prevista es de 15 millones), Castilla-La Mancha (11,7 millones) y Cataluña (10,4 millones).

Entre otras comunidades que también se han visto afectadas por las inclemencias meteorológicas del verano destacan La Rioja, con una estimación de siniestralidad de 7,5 millones; Navarra (4,5 millones); y Comunidad Valenciana (4,4 millones).