En la campaña de 2017 la superficie agrícola siniestrada ya supera los 2.174.000 hectáreas (un 68% más que la media habitual), y la siniestralidad prevista por AGROSEGURO a final del ejercicio alcanza ya los 732 millones de euros.

La mayor incidencia la ha tenido una situación de sequía generalizada, con una previsión de indemnización que ya alcanza prácticamente los 253 millones de euros, muy especialmente en los cultivos herbáceos extensivos. La sequía ha afectado además a otros cultivos herbáceos, como el girasol, del que ya se han recibido declaraciones de siniestro de más de 148.000 hectáreas, con una previsión para este cultivo que se acerca a los 11 millones de euros.

La falta de precipitaciones y las elevadas temperaturas también han causado daños al olivar. Hasta el momento se han recibido declaraciones de siniestro de cerca de 45.000 hectáreas; la previsión de indemnización para este cultivo alcanza los 15,5 millones de euros.

COMPARTIR