Andalucía, que concentra el 88% del valor de producción asegurado de todo el país, fue la comunidad más afectada. La superficie asegurada es de más de 64.100 hectáreas y la siniestrada supera las 60.300 hectáreas. En total, la siniestralidad abonada en esta comunidad supera los 49 millones de euros. Córdoba y Jaén son las provincias que se han visto más afectadas.

También ha sido importante la siniestralidad en Extremadura, que aunque tiene menos hectáreas aseguradas, más de 1.900, la meteorología adversa de la pasada campaña dejó daños en casi la totalidad de esta superficie, más de 1.800 hectáreas. La siniestralidad pagada a olivareros extremeños supone más de 1,10 millones de euros.