Por ello, Cabestany Noriega explicó en información de ‘El Economista’ que, aunque el seguro tiene una cobertura completa y precios competitivos, éste no ha sido adquirido por los productores, lo que adjudicó a la falta de cultura de aseguramiento que existe en el país. De acuerdo con la Comisión Internacional del Huevo, han muerto 2,5 millones de aves por la epidemia de la influenza y se han generado pérdidas económicas cercanas a 50 millones de dólares en diversos sectores relacionados con la industria avícola.

Actualmente, sólo cuatro aseguradoras en el país y 350 fondos de aseguramiento atienden al sector agropecuario; sin embargo, sólo uno de éstos tiene colocadas pólizas para criadores avícolas. “El resto del país está desprotegido. Como en toda la cuestión de seguros en México, es una falta de cultura de los avicultores”, destacó Cabestany Noriega.

Desde AGROASEMEX se alienta al dialogo con los avicultores para "analizar el esquema de aseguramiento que responda a una eventualidad como la que se padece en Jalisco", puntualizó el directivo de la aseguradora. Recaredo Arias Jiménez, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, señaló por su parte que la póliza agropecuaria que ofertan las aseguradoras sí contempla la enfermedad que padecen en este momento algunas aves.