"Back Me Up es un producto de estilo de vida 'todo en uno' que da a la gente el control, al permitir que sean ellos los que decidan asegurar lo que es importante para ellos y no al revés", afirma el director general de Back Me Up, Paul Lynes. A su juicio, "hay un enorme hueco en el mercado" para este mercado porque hasta ahora los millennials han tenido que comprometerse con la industria de seguros en los términos que esta exigía, "pero todo lo que ahora está listo para cambiar".

Se trata de una nueva línea de aseguramiento, basada en una aplicación de móvil, por la que los clientes de 17 a 49 años pueden asegurar, a través de ella, hasta tres objetos de valor (solamente es necesario realizar una foto del objeto asegurado y subirla a la app), la rotura de la pantalla de su móvil (aunque no sea uno de los objetos asegurados), tener cobertura de asistencia en viaje (nacional e internacional) y también frente a la pérdida de las llaves de coche o vivienda.

No hay que realizar ningún contrato, el pago es de 15 libras (17,8 euros) mensuales y permite la cobertura de tres elementos o "cosas", con un límite de 3.000 libras (3.572 dólares) mensuales contra el daño, la pérdida accidental y maliciosa y el robo. Estos tres objetos pueden ir variando a lo largo del tiempo y, adicionalmente, los usuarios pueden ir incluyendo a través de la app más objetos de valor a los tres adicionales, así como nuevos servicios y coberturas, como asesoría jurídica (ofrecida por DAS), cobertura para actividades deportivas y de riesgo y Asistencia en Carretera, todo ello con costes adicionales que son conocidos previamente.