Con sede en Madrid, Álvarez llega a AGCS procedente de CHUBB, donde era director regional de riesgos medioambientales con responsabilidad en la Península Ibérica y Europa del Este. Anteriormente, ocupó diversos puestos en el sector privado centrados en el desarrollo empresarial y el medioambiente. Por su parte, Baker trabajará en Nueva York. Con casi diez años de experiencia en siniestros técnicos en AIG, previamente formó parte de la división de Excess Casualty Global Broking en MARSH USA.

Asimismo, Nicole Baker y Steve Tagert se incorporan como suscriptores ejecutivos. Baker, quien trabajará en Houston y también procede de AIG, porta casi diez años de experiencia en seguros de EIL, habiendo ocupado puestos directivos en Allied Waste y en Waste Management antes de empezar su carrera profesional en los seguros. Target, que trabajará desde Filadelfia, cuenta con más de 18 años de experiencia en seguros y, antes de incorporase a AGCS ocupó puestos de suscripción, tanto en línea de producto como en dirección general en AIG y XL CATLIN.

Aumento de la demanda en la cobertura de responsabilidad medioambiental

La incorporación de estos expertos del sector ayudará a AGCS a aprovechar las oportunidades de crecimiento internacional en EIL, cuya demanda se ha visto incrementada en los últimos tiempos como consecuencia de un cambio legislativo progresista, la aplicación de la normativa y el aumento de la globalización empresarial, particularmente en los mercados de Europa y Estados Unidos.

La demanda de programas internacionales de contaminación también está al alza. "La multas o sanciones son los medios que están utilizando los reguladores locales para intentar mantener o mejorar las normas locales, así como para aumentar la concienciación", ha explicado Arthur Lu, director global de EIL en AGCS. "Sin duda, hemos observado un incremento en la demanda de cobertura internacional, ha añadido Lu, sobre todo en mercados maduros donde los gerentes de riesgo desean contratar pólizas internacionales que incluyan pólizas locales en países no admitidos", ha manifestado.

"Los siniestros medioambientales suponen en la actualidad un gran riesgo sobre las finanzas y la reputación para las empresas y continuaremos invirtiendo en las personas y los recursos más adecuados para atender de la mejor manera posible a nuestros clientes", añade,