Ayer se presentó al sector asegurador un nuevo proyecto que, bajo la denominación social de AFINYA, une el asesoramiento y la intermediación financiera y aseguradora. La iniciativa no es fruto de la casualidad, sino que surge tanto del tiempo y el esfuerzo dedicado a pensar y analizar el proyecto como del “saber hacer” de los dos grupos que lo lideran: GRUPO MAYO, por el lado asegurador, y GS Financial, por la parte financiera, según comentó su consejero delegado, Jaime Carvajal.

La nueva empresa, que inicia su andadura con una estructura de 45 oficinas y más de 35.000 clientes, se ha fijado como objetivo “brindar el asesoramiento necesario y adecuado en cada uno de sus campos de acción, ofreciendo soluciones de confianza, económicas y eficientes”. Durante su intervención, Carvajal destacó que entre las puntas de lanza de la empresa se hayan “la calidad, la formación y la estricta legalidad”.

En el ámbito de la calidad cuentan con la certificación de AENOR en sus sistemas de gestión; su interés por mantener un alto nivel de calidad ha contribuido a que ofrezcan a sus franquiciados “una formación continua, además de una doble titulación oficial: corredor y asesor financiero”. Para ello han elegido, como posible proveedor, a IMAF.

Según se explicó, “el plan de expansión se ha abordado sobre el marco jurídico de la franquicia”, y se ha querido diferenciar de otras compañías que operan en el sector “ofreciendo un sistema global al que hemos denominado franquicia unidireccional. Este sistema ofrece a nuestros franquiciados un modelo de negocio completo y donde el cliente final puede encontrar siempre las mejores opciones que le ofrece el mercado”.

El proyecto también está enfocado a personas que dejan la Facultad tras acabar su carrera y que puedan estar interesadas en el ámbito financiero y asegurador.

La presentación también contó con la presencia de Valentín Pérez, director de AFINYA.