La primera de las ponencias correspondió a Francisco Peña González, abogado de Gómez-Acebo & Pombo Abogados, que analizó los diferentes riesgos a los que se enfrentan consejeros y directivos cuando toman decisiones en el desempeño de su gestión empresarial.

Detalló los cuatro tipo de acciones que puede generar la responsabilidad civil de administradores: la acción social (que puede ser ejercitada por los socios o accionistas de la sociedad, por daños causados a la misma cuando el administrador ha incumplido sus labores de lealtad y diligencia); la acción individual (ejercitada por accionistas o acreedores, por daños sufridos directamente en su patrimonio por un acto puntual); la acción por deudas (ejercitable cuando una sociedad tiene deudas que dejan el capital por debajo del 50% de su patrimonio); y la responsabilidad concursal (únicamente ejercitable por los administradores concursales).

Recordó que, pese a que las multas no pueden estar cubiertas por los seguros, en la modalidad de D&O sí se cubren las posibles sanciones derivadas del incumplimiento de normas en empresas sometidas a regulación y supervisión (excluyendo las derivadas de actos dolosos). Concluyó indicando que con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 24/2012, de 31 de agosto, de reestructuración y resolución de entidades de crédito, se prohíbe tácitamente el ejercicio de acciones frente a administradores del FROB en entidades financieras intervenidas.

A continuación, José María Elguero Merino, director de Estudios de MARSH, detalló las soluciones del mercado para cubrir las responsabilidades generadas en la toma de decisiones de sus consejeros y directivos, “asunto de especial importancia –remarcó- dado el incremento de las reclamaciones contra consejeros y directivos durante el año 2011.

Terminadas las exposiciones, se produjo un debate, conducido y moderado por Nicolás Santos Nóvoa, responsable de Desarrollo Comercial de la Dirección Comercial Noroeste de ALLIANZ.

COMPARTIR