En el comunicado indican que “teniendo en cuenta que continúan las discusiones sobre dónde regular estos productos -bien en la IMD II, MiFID II o en IMD II a través de MiFID II- ADECOSE y Consejo General han llamado la atención sobre el hecho de que se trata de seguros, aunque tengan un elemento de inversión, por lo que no deberían ser tratados en MiFID II”.

Asimismo, ambas organizaciones creen que “es absolutamente necesario realizar un análisis de impacto sobre los efectos de la interacción de “PRIPs”, MiFID II e IMD II, y que las mismas reglas que se apliquen a los mediadores de seguros cuando intermedian productos de seguros de vida con componentes de inversión deben ser también aplicables a compañías de seguros/compañías en directo que vendan este tipo de productos, con el fin de garantizar una adecuada protección al consumidor y un marco de igualdad para todos”.

Ambas organizaciones manifiestan que siguen muy de cerca la tramitación de esta regulación y confían en que “los decisores comunitarios sean sensibles a estos planteamientos”.