Manteniendo la esencia propia, el documento se ha querido simplificar para que “los principios fundacionales de objetividad, ética, profesionalidad y calidad de servicio al cliente estén muchos más presentes y su ideario quede claro e inequívoco en un solo golpe de vista”, afirma la asociación.

La renovación de este código, "fruto de un proceso de reflexión anterior y de varios meses de trabajo de la Comisión Deontológica de la asociación, da respuesta al alto nivel de exigencia profesional y ético que caracteriza a las corredurías asociadas, y que reclama cada vez más la sociedad, a la vez que fija un modelo de actuación para la profesión”.

Desde ADECOSE recuerdan que todo socio, por el simple hecho der serlo, este Código de Conducta y se compromete a cumplirlo y respetarlo. Para la asociación, es “una de sus señas de identidad y es una herramienta muy útil para transmitir sus valores, tanto internamente en sus organizaciones como al resto del sector y a la sociedad en general, así como sus expectativas respecto a sus interlocutores”. 

COMPARTIR