Por José Luis Cendrero

P.- ¿Cómo están transcurriendo los actos de celebración del 150 aniversario de CATALANA OCCIDENTE?

José María Serra.- Llevamos ya varios meses muy intensos en los que hemos realizado distintas acciones y proyectos destinados a celebrarlo y, sobre todo, a compartirlo con nuestros asegurados, nuestros empleados, nuestra red comercial y todo tipo de públicos. La verdad es que estamos satisfechos de la implicación de todos en la efeméride y del modo en que se está dando a conocer algo tan especial para los que formamos CATALANA OCCIDENTE.

P.- ¿Cuáles son las claves que han permitido cumplir estos 150 años?

José María Serra.- Son muchos los factores pero destacaré la capacidad de adaptación a los cambios y, ligado a lo anterior, una irrenunciable independencia como compañía, la austeridad y eficacia de la gestión, las ideas claras desde siempre y el trabajo en equipo como la única forma de avanzar. Unas dosis de ambición bien entendida y una visión a largo plazo han sido también esenciales para llegar hasta aquí.

P.- ¿Qué hitos destacaría en este siglo y medio de vida empresarial?

José María Serra.- Creo que el principal hito fue, en su momento, la compra de LA CATALANA por parte de OCCIDENTE, dando lugar al actual GRUPO CATALANA OCCIDENTE. Al margen de este momento son muchos los que nos han marcado, como, por ejemplo, la salida a Bolsa en el año 1997 o las incorporaciones de empresas que iniciamos en 1999 con MNA y que culminamos el pasado año con PLUS ULTRA.

EMPRESA FAMILIAR EN UN MERCADO GLOBAL

P.- En un mundo globalizado, ¿qué supone mantener una empresa familiar?

José María Serra.- Es una empresa que busca permanencia en el tiempo y se gestiona con una visión a largo plazo. También tiene otras características, como agilidad e independencia en la toma de decisiones.

P.- En estos años el grupo ha crecido orgánicamente y con compras. Por un lado, ¿cómo se mantiene la esencia de la compañía con la incorporación de nuevos equipos y nuevas formas de hacer las cosas? Y, por otro, ¿cómo se ha beneficiado CATALANA OCCIDENTE de ello?

José María Serra.- También en la incorporación de otras compañías creo que tenemos un estilo propio, basado en aprovechar aquello de bueno que tienen, buscando la máxima fluidez en la integración, sin precipitarnos en la búsqueda de sinergias, porque el querer ir demasiado rápido tiene más inconvenientes que ventajas. Nuestro modo de actuar es crear equipo, sin que eso suponga que las compañías que se incorporan deban renunciar a sus valores pero facilitando que todas se sientan parte de un proyecto común. Para nosotros ha sido un enriquecimiento enorme, no solamente porque hemos crecido en masa crítica y tamaño, sino porque de todas ellas hemos extraído una valiosa experiencia y hemos podido incrementar la calidad de nuestro equipo.

SUEÑOS

P.- Recuperando el título del documental creado para celebrar el aniversario, ‘El triunfo de un sueño’, ¿cuál es su sueño para el grupo?

José María Serra.- Mi sueño sería que el Grupo continuara esta línea que iniciaron los que me precedieron y que también yo he intentado continuar.

P.- Y, en la situación actual de la economía y del mercado asegurador, ¿hay algo que le quite el sueño?

José María Serra.- Somos una empresa de un tamaño considerable, formada por personas muy preparadas y, sobre todo, con la ilusión de avanzar y de hacer las cosas cada vez mejor. Con estos elementos no podemos temer nada de lo que el futuro traiga consigo. Por otro lado, las empresas de seguros hemos demostrado que podíamos aguantar e incluso salir reforzadas de un entorno de crisis como el que hemos estado viviendo estos últimos años. Finalmente, es evidente que este es un sector muy regulado y que muchas compañías hemos hecho las cosas bien, con austeridad, rigor y transparencia. Este es el secreto para no temer las situaciones adversas.

“PERSONAS ILUSIONADAS E ILUSIONANTES”

P.-  “Las personas podemos hacernos viejas; las empresas, no”, decía su padre. ¿Cómo se consigue que CATALANA OCCIDENTE ‘no se haga vieja’?

José María Serra.- Paradójicamente, manteniendo intactos los valores que nos identifican y nos diferencian, aprovechando la experiencia para mirar hacia el futuro, adaptándonos a los cambios con rapidez, avanzándonos a las necesidades que van creándose a medida que el mundo avanza, innovando constantemente e intentando ir siempre un paso por delante en todo. Es clave rodearse de personas ilusionadas e ilusionantes, que empujan la empresa constantemente hacia el futuro, pero de forma coherente y serena.
En resumen, mantener el espíritu de superación que se generó en la creación del Grupo cuando tuvo que enfrentarse a una situación muy delicada.

P.-  ¿Qué otros consejos e ideas de su padre le han servido en la vida y en su labor profesional?

José María Serra.- Mi padre fue un hombre extraordinario en muchos aspectos  y muchas cosas de las que hizo y dijo han sido lecciones para mí y para las personas que tuvimos la suerte de aprender y crecer con él. Yo siempre digo que soy una persona privilegiada por haber podido trabajar al lado de mi padre, un hombre y un empresario excepcional. Pero si tuviera que quedarme con algo es que nunca le oí soltar una bronca. Cuando surgía un problema lo asumía como propio y, esta actitud, generaba una gran confianza en su equipo.

José María Serra, a la izquierda, en una imagen de archivo acompañado de su padre