El acuerdo supone otro paso más en la estrategia de generar soluciones para el profesional inmobiliario, pues el objetivo es "resolver el riesgo de impago de las rentas del alquiler en el mismo momento de la emisión del certificado de solvencia y entregar al futuro inquilino una certificación de solvencia acompañado de una pre-concesión del seguro de impago".

El certificado de solvencia de Garantify se incorpora al seguro de impagos de la aseguradora, con lo que se cierra "el círculo y atiende la preocupación básica de los propietarios de inmuebles en alquiler". Actualmente, según se añade, "en el mercado, este tipo de producto se vende al momento de la firma del contrato de alquiler. Este momento es muy tarde, ya que, si no se concede, se pierde la operación y con ella todo el tiempo invertido por el profesional inmobiliario, sin hablar de la imagen del mismo frente al propietario del inmueble en alquiler".

La relación entre ambos "tiene ambición europea y requirió meses de trabajo de parte de los equipos informáticos de las dos empresas para integrar los productos de ambos en el panel de control que Garantify pone a disposición del profesional inmobiliario para facilitar y agilizar su labor".