Según la información que publica la revista británica 'The Actuary', de la que el Instituto de Actuarios Españoles (IAE) se hace eco, solamente los ingenieros informáticos ocupan un puesto por encima de la profesión actuarial en el ranking de los 200 mejores trabajos de este año.

Este ranking está basado en las exigencias físicas, entorno de trabajo, ganancias, estrés y perspectivas de contratación. La profesión de actuario obtuvo buenos resultados por su perspectiva de contratación, con muy bajos niveles de estrés y exigencias físicas.

Otros servicios financieros relacionados con las funciones actuariales también obtuvieron una buena clasificación en la lista, como un planificador financiero (quinto lugar) y matemático (el décimo). Los contables sólo ocuparon el 47º puesto en la lista, con una perspectiva de contratación menos optimista que sus colegas actuarios.