Según el análisis se estima que las exportaciones de bienes y servicios se eleven a 20.000 millones de libras (22.677 millones de euros) en 2018 (tras alcanzar 50.000 millones de libras (56.693 millones de euros) en 2017). En cuanto a las exportaciones de mercancías se espera una cifra de 11.000 millones en 2018 (12.472 millones de euros).

Más allá del corto plazo, la dinámica de las exportaciones británicas dependerá en buena medida del grado de acceso de Reino Unido al mercado único de la UE que se determine en las negociaciones con Bruselas, recuerda la aseguradora. El escenario más probable, según prevé el informe, es que, tras dos años de transición, se llegue a un acuerdo limitado de libre comercio entre la UE y el Reino Unido para 2021. Este tendría un grado de integración menor que el que se ha logrado dentro del mercado único europeo, matiza la entidad.

A largo plazo generará una reducción del comercio de Reino Unido

El sector servicios es el que más sufrirá, principalmente porque podría enfrentarse a barreras no arancelarias altas, prohibitivas en determinados casos, como las normas de origen, aduanas y/o divergencias en las reglamentaciones.

"Es poco probable que los acuerdos de libre comercio con países no pertenecientes a la UE, como Estados Unidos o Canadá, compensen el impacto negativo de un menor comercio entre la UE y Reino Unido, ya que la proximidad geográfica es un elemento clave en los flujos comerciales". Además, remarca SOLUNION, "los acuerdos comerciales suelen tardar muchos años en negociarse, y es difícil ver cómo el Reino Unido, por sí solo, puede pactar mejores términos en las negociaciones con países extracomunitarios que la propia UE, que goza de mayor poder de negociación al ser un actor económico de más envergadura, subraya el informe. Este contexto, concluye, hace pensar que a largo plazo el Brexit generará una marcada reducción del comercio de Reino Unido.