La reaseguradora, actualizando las cifras avanzadas a finales del pasado año (ver edición de 19 de diciembre), remarca en el informe que el importe de pérdidas aseguradas es “notablemente más bajo” que el de 2011, en el que terremotos e inundaciones récord en la región de Asia-Pacífico causaron daños asegurados históricos de más de 126.000 millones (97.950 millones de euros), la cifra más alta jamás registrada. No obstante, la industria aseguradora ha tenido que hacer frente en 2012 a la tercera cifra anual más alta registrada hasta ahora.

El año 2012 vino marcado por el huracán Sandy, con unos daños asegurados de aproximadamente 35.000 millones (27.200 millones de euros), de los cuales entre 20.000 y 25.000 millones (15.540-19.430 millones de euros) correspondieron al mercado privado de seguros; las pérdidas restantes fueron incurridas por el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones (National Flood Insurance Program).

Kurt Karl, economista jefe de SWISS RE, comenta que “los graves sucesos meteorológicos en Estados Unidos nos recuerdan el valor de los seguros y su función vital de ayudar a individuos, comunidades y empresas a recuperarse de los devastadores efectos de las catástrofes. No obstante, grandes partes del planeta propensas a sufrir eventos climáticos extremos no pudieron contar con ayuda financiera, debido al bajo nivel de cobertura de seguros”.
Nuevos riesgos

Por su lado, Matthias Weber, suscriptor jefe del grupo, incide en que el huracán Sandy supuso un desafío para el sector por la combinación sin precedentes de vientos y marea tormentosa. “La posibilidad de que este tipo de eventos se repitan con más frecuencia y alcancen regiones densamente pobladas, tales como el noreste de Estados Unidos, conlleva la necesidad de comprender con mayor detalle los oleajes de tormenta extremos”.

En este sentido, el informe Sigma hace un ejercicio de simulación que muestra cómo un aumento del nivel del mar en 0,25 metros hasta el año 2050 casi duplicará la probabilidad de ocurrencia de daños por inundaciones extremas. Para el sector asegurador esto significaría que un evento con daños asegurados de 20.000 millones (15.540 millones de euros), que en la actualidad se prevé cada 250 años, podría producirse cada 140 años.
El año 2012 también ha sido testigo de los mayores daños agrícolas jamás registrados -pérdidas de 11.000 millones (8.550 millones de euros) en Estados Unidos- y también de los costes más importantes por terremotos en Italia.


SWISS RE Y BERKSHIRE HATHAWAY RESUELVEN SUS DISPUTAS

SWISS RE ha informado de la resolución de su disputa con BERKSHIRE HATHAWAY en relación a un acuerdo de retrocesión en el ramo de Vida que concluyó en 2010. Bajo los términos del acuerdo, el grupo suizo recupera ciertos tratados y el grupo estadounidense hará un pago de 610 millones de dólares (475 millones de euros) a SWISS RE.

“Se espera que esto conduzca a unas ganancias iniciales de aproximadamente 100 millones (78 millones de euros) para SWISS RE en el primer trimestre de 2013”, explica el grupo suizo en su comunicado. En el mismo se apunta también que los límites establecidos en el contrato también se han modificado y BERKSHIRE HATHAWAY ahora asumirá las pérdidas totales de hasta 1.050 millones (820 millones) en el marco del contrato en comparación con los 1.500 millones (1.170 millones de euros) en el acuerdo original.