De cara al futuro, el continuo crecimiento de los fondos de riesgo, combinado con la gran y creciente brecha de protección, representan las oportunidades de crecimiento más significativas para la industria, avanza SWISS RE.

Las catástrofes naturales de 2017 pusieron de manifiesto la importancia de la cobertura de los seguros y revelaron una vez más la falta de protección. Un problema que persiste tanto en los mercados emergentes como en los avanzados y en todas las líneas de negocio, con un potencial de primas global estimado de 800.000 millones de dólares (690.940 millones de euros), según explica SWISS RE en el marco de su participación en Rendez-Vous de Montecarlo.  

Solo para comparar: Swiss Re Institute estima que el tamaño global del mercado de seguros es de 4,7 billones de dólares (4 billones de euros). Aproximadamente, 2.000 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a un seguro, lo que resulta en una gran brecha de protección. “Por lo tanto, existe un potencial real para la industria de reaseguros para apoyar a la población mundial”, explica la reaseguradora en su último informe

Las pérdidas mundiales por catástrofes naturales ascendieron a 2 billones de dólares (1,7 billones de euros) en la última década, el 70% de las cuales no estaban aseguradas, según las estimaciones del Swiss Re Institute. Se espera que las pérdidas no aseguradas por desastres naturales superen los 150.000 millones de dólares (129.812 millones de euros) anuales, lo que pone de manifiesto la necesidad de cerrar esa brecha y ayudar a las sociedades a proteger mejor a su población y sus activos contra los riesgos.

“Estas estadísticas son aleccionadora, y para que el reaseguro marque la diferencia, toda la industria deben tratar de abordar los factores clave que ayudan a crear esta brecha, como la falta de conocimiento, acceso, asequibilidad y comprensión, así como los elementos del diseño de productos. En este contexto, tener una estrecha relación con los clientes, ofrecer conocimientos y experiencia y apoyar a los clientes con grandes transacciones, así como soluciones nuevas, innovadoras e impulsadas por la tecnología, será fundamental para el éxito”, explica la reaseguradora.

Buscar asociaciones para el crecimiento futuro

SWISS RE espera que los avances tecnológicos traigan muchos beneficios a la industria de reaseguros a lo largo de toda la cadena de valor (distribución y ventas, suscripción, reclamaciones, soluciones y servicios, así como la columna vertebral operativa). “La tecnología también está cambiando la naturaleza del propio riesgo, mitigando y creando nuevas categorías de riesgo”, recuerda el grupo.

Moses Ojeisekhoba, director general de SWISS RE, opina: "Probar diferentes soluciones destinadas a abordar la brecha de protección es el único enfoque que puede marcar una diferencia material. Ya vemos que varios elementos de las nuevas tecnologías nos brindan la oportunidad de derribar algunas de las barreras. Nosotros nos vemos como parte de la solución y continuaremos colaborando con nuestros clientes, gobiernos y otros socios para aportar innovaciones tangibles que ayuden a reducir la brecha".