Inicio | Noticias | Mucho en juego
Juan Manuel Blanco
Noticia, 
Tribuna

Mucho en juego

Por Juan Manuel Blanco, director editorial de INESE
BDSInternacionalMediación

Aunque fuentes bien informadas apuntan que la decisión se venía fraguando desde hace varios días, el lunes el mercado asegurador se vio sorprendido con el anuncio de que la operación de 2020, la que iba a dar lugar al líder mundial en brokeres, la fusión de Aon y Willis Towers Watson, se descartaba. Aon decidió que las rigurosas exigencias del regulador norteamericano, que parece que le obligaban a renunciar a otra parte muy importante de Willis Towers Watson en distintos mercados, eran excesivas. Suponían quedarse apenas con la mitad del negocio inicialmente previsto.

Salía incluso más rentable, se pensaba desde el grupo liderado por Greg Case, pagar la penalización de 1.000 millones de dólares que quedarse con la mitad de su objetivo. Máxime cuando, como parece lógico, esa cuantía ya estaba provisionada y no impactará ni en los resultados que se presentan en unos días, y que se dice batirán récords, ni siquiera en los ‘bonus’ a empleados.

Y de esto parecen, además, confiar tanto los mercados, que nada más conocerse la noticia registraron una fuerte subida de las acciones de Aon y en paralelo una importante caída de las de Willis Towers Watson, como el llamado Oráculo de Omaha, el financiero Warren Buffett, del que ha trascendido una importante inversión en acciones de Aon hace apenas 10 días.

¿Y ahora? Buena pregunta, aunque yo diría que desde el lunes por la tarde hay ‘barra libre’, si se me permite la expresión: ya no hay empresas ni directivos a los que no se pueda ‘tocar’ por parte de una Aon que cuenta, asimismo, con una gran capacidad financiera para acometer todas las oportunidades de compra de brokeres que se le presenten. Y lo hará, ya lo verán, pues su objetivo no ha variado: volver a ser el líder mundial del corretaje de seguros. ¿Apostamos a que lo reitera aprovechando la información que realizará en las próximas horas sobre el equipo directivo que afrontará ahora la nueva etapa del grupo y en el que seguro que seguirá ganando posicionamiento el ya CEO de EMEA, Eduardo Dávila?

Por cierto, creo también que no se debería perder la pista de una Arthur J. Gallagher que parecía el ‘convidado de piedra’ en la operación y que también tiene suficiente capacidad financiera, y parece que apetito e interés por el mercado español.

Ni tampoco desdeñar el poder de reacción de una Willis Towers Watson, que hasta ahora apenas ha podido hacer otra cosa que esperar y defenderse con demandas (una de ellas me cuentan que tiene de cabeza al CEO de uno de sus competidores) y cuya plantilla ha sido injustamente tratada en este último año y medio. Y, ojo, tiene grandes profesionales.

¿Te resulta interesante? Compártela: