Inicio | Noticias | Movimiento moderado de precios en las renovaciones de reaseguro de enero
El patrimonio de los planes de pensiones individuales desciende un 1% en octubre
Noticia, 

Movimiento moderado de precios en las renovaciones de reaseguro de enero

BDSInternacional

En las renovaciones de reaseguro que se han producido el primer día de 2021 los aumentos de precios se moderaron en comparación con las expectativas iniciales, Se ha debido a los abundantes niveles de capital y a una mayor disposición de las reaseguradoras para desplegar capacidad en varios sectores. Todo ello lo analiza Guy Carpenter.

En esta ocasión, el proceso de renovaciones ha estado acompañado de una serie de condicionantes. Entre otras, se cita un inicio más temprano  y un proceso de cotización más lento y complicado. Ha habido revisiones rigurosas de contratos y un proceso de firma más tardío que la media histórica. Se da una importante presión de precios para los programas afectados por pérdidas, tarifas para programas sin pérdidas que generalmente se ajustan a las expectativas. Por último, la experiencia de renovación varió según las exposiciones y el rendimiento de la cartera subyacente.

De acuerdo con la información del bróker, el proceso de cotización y solicitud en firme fue más complejo que en los últimos años, particularmente en zonas geográficas y líneas de negocio “estresadas”. Así, al margen de las consideraciones sobre tarifas y estructura, las discusiones sobre la redacción del contrato fueron un componente importante de las negociaciones. “Las enfermedades transmisibles y las ciberexclusiones fueron dos de los temas más prevalentes. Esta amplia variedad de opiniones sobre el lenguaje del contrato y las opciones de estructura generó un aumento de las no concurrencias en comparación con los años de renovación típicos recientes”, señala la firma.

No Vida

Los precios generalmente se establecieron en el límite inferior del aumento esperado fuera de los segmentos más restringidos. Cuando las colocaciones se vieron afectadas por pérdidas, particularmente en los casos en que las retenciones se percibieron como demasiado bajas, las reaseguradoras se mantuvieron más firmes en los ajustes de precios o estructura.

Por otro lado, las grandes pérdidas mundiales conocidas en 2020 fueron más altas que el promedio, excluyendo la Covid-19, impulsadas por la frecuencia de eventos pequeños y medianos. A partir de las opiniones actuales del mercado, las implicaciones de pérdida por la pandemiano fueron tan perjudiciales como se temía a principios de año.

Los movimientos de primas en los programas que no se vieron afectados por pérdidas no fueron tan fuertes como muchos analistas habían anticipado. Una capacidad adicional en el mercado de retrocesión, límites más bajos comprados por algunas compañías globales y mayor actividad en el mercado de bonos catastróficos ayudaron a moderar algunas de las presiones alcistas en este segmento del mercado.

La redacción de la exclusión de enfermedades transmisibles fue un tema de discusión clave en cada renovación de No Vida en todo el mundo. Debido a la potencial naturaleza global de este tipo de pérdidas y la posible correlación más amplia del mercado financiero, los proveedores de capital y los inversores estipularon exclusiones en la mayoría de los casos.

Daños

En el caso de las renovaciones de los reaseguros de Daños, cada colocación experimentó algún grado de rigor de reaseguro continuo en la suscripción de riesgos en torno a los factores de estrés comprendidos, en general, por la inflación social, el entorno de bajos tipos de interés y las enfermedades transmisibles.

Por otro lado, las líneas financieras marcaron “una anomalía en el mercado de siniestros, con términos estables o mejorados debido al fuerte entorno de tasas subyacentes, así como a la continua disciplina de suscripción de operadores”, señala el análisis de Guy Carpenter. Por otro lado, la capacidad agregada cibernética experimentó un ajuste continuo, lo que impulsó un aumento de los precios.

Para la colocación de daños, los requisitos del lenguaje contractual en torno a la pandemia y las enfermedades transmisibles variaron según la línea de negocio entre la compensación a trabajadores, atención a largo plazo, etc.

Capital

En general, se estima que el capital de reaseguro tradicional elevó a 397.000 millones de dólares para 2020. Supone un aumento marginal con respecto a 2019. Sin embargo, las reaseguradoras tuvieron dificultades para lograr rendimientos positivos sobre el capital debido a los impactos combinados de la Covid-19 y las pérdidas por catástrofes naturales. El nivel agrado de capital se benefició de nuevas formaciones de capital.

Esta resistencia también fue evidente en el ámbito de los valores vinculados a seguros, que una vez más demostró sus características de baja correlación. En general, las ofertas de bonos para catástrofes continuaron atrayendo un capital significativo, mientras que las estrategias de reaseguro colateralizado y sidecar sindicado experimentaron nuevas entradas de capital limitadas. Las asignaciones del 1 de enero se complicaron por el “amortiguamiento” de reservas para pérdidas de fin de año relacionado con la Covid-19 y la alta frecuencia de pérdidas catastróficas medianas en los Estados Unidos. Generó incertidumbre con respecto al nivel de capital disponible para colocaciones nuevas y renovadas.

“Las nuevas emisiones en el mercado de bonos catastróficos han sido muy optimistas en el cuarto trimestre”, señala David Priebe, presidente de Guy Carpenter, “elevando la emisión de todo el año a 10.800 millones de dólares, un nuevo récord para la actividad anual de bonos catastróficos de propiedad y accidentes. La mayor parte de las emisiones del cuarto trimestre estuvo bien respaldada. Permitió a muchos compradores asegurar el extremo superior de sus objetivos de tamaño (o más) en el extremo inferior de la guía de precios”.