Inicio | Noticias | “Mi padre era un visionario, cómo no íbamos a tener las mismas oportunidades que mis hermanos”
Ana Muga
Noticia, 
Mujeres Influyentes

“Mi padre era un visionario, cómo no íbamos a tener las mismas oportunidades que mis hermanos”

Ana Muga, consejera y responsable de las redes sociales de Bodegas Muga
Entorno

Está al frente del cambio tecnológico de Bodega Muga. Ana Muga, consejera y responsable de las redes sociales, ha sido la encargada de acercar un vino tradicional a los jóvenes. Perteneciente a la tercera generación de una de las grandes estirpes vinícolas de La Rioja nos cuenta cómo fue ponerse a los mando de este reto, ser parte de la innovación de este proyecto o qué supone ser directiva y mujer en un mundo, antes, dominado por hombres.

 

¿Cómo era Ana de joven, siempre supo que quería dedicarse al mundo del vino dada su herencia familiar?

A mí lo que más me apasionaba de pequeña era viajar, conocer mundo, gente diferente… La verdad es que siempre pensé en hacer algo relacionado con el comercio exterior. Y fue justo en mi etapa universitaria cuando comencé a coquetear con el mundo del vino. Mi tesina fue sobre la exportación de vinos de La Rioja a la Unión Europea. Otra profesión que siempre me ha gustado es todo lo relacionado con Internet.Lo descubrí en París, de Erasmus, en el año 98 y me pareció un mundo apasionante. Ya en Chile, en el 2006, se intensificaron ambas pasiones al descubrir los vinos chilenos. Me parecía muy interesantes e hice un máster en vino chileno.

¿Tuviese el gran reto de llevar a la bodega al mundo digital? ¿Cómo ha sido este proceso? ¿Qué desafíos has encontrado en el camino?

Sí, fue una de las razones por las que volví a ‘casa’ además de que había nacido mi segunda hija y me apetecía darle más estabilidad a mi familia. Pero sobre todo por el gran reto tecnológico de cambiar la imagen de la bodega. Queríamos imprimirle frescura y cercanía, logrando atraer la atención de una clientela más joven e inconformista.

Estáis, sino me equivoco en 72 países ¿cómo se llevan las redes de la bodega a nivel global?

Fue apasionante empezar de cero con la web y meternos en el mundo fascinante de las redes sociales. La web la hicimos en tres idiomas: Español, Inglés y Chino. Apostamos más por China que por Rusia y a pesar del Coronavirus, estoy segura que sigue siendo un potencial para el futuro de la Economía Mundial. Creo que a la gente lo que le gusta ver es que en Muga no nos hemos parado, aunque tengamos una marca definida, seguimos innovando, viajando, dando a conocer nuestros vinos en cualquier parte del mundo, buscando nuevos objetivos.

¿Cuánta de vuestra comercialización se hace ya a través de Internet? ¿Es una buena plataforma o hay demasiada competencia?

A día de hoy no comercializamos a nivel de nuestra web. Trabajamos con una red de distribución a nivel mundial. Lo que sí estamos es en algunas plataformas de vino como Bodeboca, Amazon. Producimos una media de 1,2 millones de litros, de los que exportamos el 50%. Estamos en más de 70 países, principalmente en los mercados anglosajones (USA y RU). Y estamos haciendo muchos esfuerzos en Asia, donde llevamos más de 30 años.

¿Qué ha supuesto ser mujer en un sector tradicionalmente dominado por hombres?

El camino no ha sido fácil, como te puedes imaginar. Pero el apoyo de la familia ha sido fundamental. Mi padre era muy visionario, decía que por qué no iba a tener la misma oportunidad que mis hermanos si tenía la capacidad. Mis hermanos también me han apoyado siempre, estoy muy orgullosa de decirlo. A mi madre sí le costó un poco más, pero sé que ahora está muy orgullosa. Es más, el don femenino ha sido siempre muy importante en nuestra bodega. Al final era la mujer la que tenía la buena nariz para catar: nuestra abuela Aurora Caño, nuestra tía Isabelita Muga… y también mi prima, Eva Muga.

La diversidad está ya en la mesa de cualquier familia

¿Crees que están cambiando los roles: notas que hay más diversidad tanto en el sector vinícola como en otros sectores más masculinos?

Creo que aún quedan bastantes cosas por lograr pero vamos por buen camino y abriendo nuevos horizontes. Cada día es más común ver a una mujer al frente de una bodega o llevando un viñedo. Como ejemplo, el libro “Reinas de Copas”, cuyo autor es Zoltan Nagy, muestra a sus “Reinas”, mujeres emprendedoras y grandes luchadoras que han conseguido cumplir con sus sueños.

Creo que aún quedan bastantes cosas por lograr pero vamos por buen camino y abriendo nuevos horizontes. Cada día es más común ver a una mujer al frente de una bodega o llevando un viñedo.

Y a nivel global: ¿Cuál crees que es el papel que deben jugar las empresas para lograr el cambio necesario en pro de la diversidad y la inclusión?

Las cosas están cambiando, no solo en el sector vinícola sino en todos los sectores: A la hora de conciliar, de corresponsabilidad, la diversidad está ya en la mesa de cualquier familia y empresa. Vamos en buena dirección. Una de las cosas que cuesta mucho es la igualdad en los salarios en un mismo puesto directivo. Habrá excepciones como en todo, pero aún en este aspecto, hay que trabajar mucho y dar más valor al talento femenino.

Estoy organizando una reunión con la Presidenta de la Rioja, Concha Andreu, para el próximo mes de mayo con varias Embajadoras Europeas residentes en Madrid.

Formas parte del grupo, Mujeres Influyentes de la Rioja y además eres Embajadora de Amavi (Asociación de Mujeres Amantes de la Cultura del Vino) ¿Qué trabajo desempeñas en ambos? En el caso de Amavi, ¿Qué objetivos os habéis marcado?

Así es, formo parte de la plataforma de Mujeres Influyentes de España y me estoy centrando con La Rioja ya que no hay tantas mujeres influyentes allí ¡eso tiene que cambiar! Como reto a corto plazo, estoy organizando una reunión con la Presidenta de la Rioja, Concha Andreu, para el próximo mes de mayo con varias Embajadoras Europeas residentes en Madrid. La idea es promocionar nuestra Tierra y nuestra cultura, y cómo no, enseñarles mi segunda “casa”, Muga.

Como Embajadora de AMAVI, tenemos varios frentes abiertos. Los objetivos más inminentes son el ponernos al día en las Redes Sociales, especialmente en Facebook e Instagram. Tiene sus cuentas abiertas pero sin actividad. En esto, les voy a ayudar junto con otra compañera, vocal. Otro objetivo, con el que llevamos trabajando un tiempo, es lograr tener nuestro día, el “día del Vino” y también dar más importancia al papel que desempeña la mujer en este mundo.

Para una inexperta de la elaboración del vino como yo ¿cómo definiría su vino y su bodega?

Hay gente que dice que ‘Muga es un valor seguro’, a mí me hace gracia porque parece una acción, pero fuera bromas, la gente que nos conoce si tiene duda sobre qué vino pedir en un restaurante, pide Muga porque no fallamos. Ahí creo que mis primos y su equipo, siguen la misma filosofía de mi tío Isaacín, de intentar mantener la calidad y la tradición sin dejar de ser Innovadores y vinos de Vanguardia. Lo que buscamos siempre es la máxima calidad y la excelencia tanto en la uva como en todos los procesos de elaboración, y eso requiere priorizar calidad sobre la cantidad.

El único cubero que queda en España está con nosotros, Jesús Azcárate. Un arte que para Bodegas Muga es un valor, una seña de identidad, y para el que utilizan roble americano y francés. También tenemos la clarificación con clara de huevo natural. Y la trasiega, el trasvase del vino de una barrica a otra. Es un proceso largo. La calidad requiere tiempo y más cuando se trata de vino. Cualquier persona que nos visita, le guste o no el vino, acaba reconociendo que nuestros vinos son“baratos”, cuando ven todos los procesos que conlleva y el tiempo de guarda hasta salir al mercado ( de 4 a 7 años de media en el caso de vinos tintos, de Crianza a Grandes Reservas).

Y el tuyo personal; ¿qué te gustaría hacer en el futuro a nivel personal y profesional?

Me siento muy afortunada desde que me dedico a esta gran pasión, el mundo digital y más si lo puedo aunar a mi negocio familiar. Solamente pido seguir igual, disfrutando de mi día a día, de mi familia, de seguir unidos y con ganas de nuevos retos y seguir tomando una copita de vino con Salud y a poder ser, cerca de la playita y ¡en buena compañía!