Inicio | Noticias | Los riesgos más globales: incendios y polarización política
MAPFRE indemniza al Cabildo de Gran Canaria con 7,3 millones por el incendio de 2019
Noticia, 
‘Informe de Riesgos Globales 2020’

Los riesgos más globales: incendios y polarización política

Urge que los líderes empresariales y gubernamentales adopten un enfoque común para hacer frente a los riesgos compartidos
Internacional

La polarización económica y política aumentará este año, y por este motivo la colaboración entre los líderes mundiales, las empresas y los políticos es más necesaria que nunca para detener las graves amenazas sobre el clima, el medio ambiente, la sanidad pública y los sistemas tecnológicos. Es la principal conclusión del ‘Informe de Riesgos Globales 2020’ elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF) y que Zurich presentó ayer en Madrid.

El informe vaticina un año de desaceleración económica y en el que aumentarán las divisiones nacionales e internacionales. La situación geopolítica actual nos está impulsando hacia un mundo “inestable” y de rivalidades entre grandes potencias. Por ello, durante la presentación se puso de manifiesto la necesidad de que los líderes empresariales y gubernamentales adopten un enfoque común para hacer frente a los riesgos compartidos, ya que el retroceso del multilateralismo amenaza, precisamente, la capacidad para enfrentarse a los riesgos globales.

“Esta década se inicia en un mundo políticamente polarizado y fuertes presiones sobre la economía global, mientras una catástrofe climática se aproxima. Solamente con más cooperación entre empresas, sociedad y líderes mundiales podremos superar los grandes retos globales que se avecinan”, subrayó Emilio Granados, responsable de Riesgos Globales y Agenda Geopolítica en el World Economic Forum.

Cambio climático

La actividad humana ha causado ya la pérdida del 83% de los mamíferos y la mitad de las plantas. Peter Giger, director de Riesgos del grupo asegurador advirtió durante la presentación de la necesidad de adaptarse con rapidez a esta situación para evitar los daños irreversibles ocasionados por el cambio climático y hacer más para proteger la biodiversidad del planeta.

“Los ecosistemas biológicamente diversos capturan cantidades enormes de carbono y proporcionan beneficios económicos masivos que se estiman en 33 billones de dólares al año, el equivalente al PIB de los EE.UU. y China juntos. Es fundamental que las empresas y los políticos se apresuren a hacer la transición a una economía con bajas emisiones de carbono y a modelos de negocio más sostenibles. Ya estamos viendo empresas destruidas por no haber ajustado sus estrategias a los cambios en las políticas y las preferencias de los clientes. Los riesgos de la transición son reales y todos deben desempeñar su función para mitigarlos. No es solo un imperativo económico, es simplemente lo correcto”, animó Giger.

En cuanto a la visión de la sociedad, según los resultados del informe, los jóvenes son los que mayor preocupación muestran por el estado del planeta. Los nacidos después de 1980 consideran los riesgos ambientales más acuciantes a corto y largo plazo. Casi el 90% de este grupo de encuestados creen que las “olas de calor extremo”, la “destrucción de los ecosistemas” y la “sanidad impactada por la contaminación” se agravarán en 2020, frente al 77%, 76% y 67% que se registra en otras generaciones. Además, los más jóvenes consideran que en 2030 el impacto de los riesgos ambientales será todavía más catastrófico y probable.

Para elaborar el Informe se ha encuestado a más de 750 expertos y responsables de la toma de decisiones en todo el mundo que debían clasificar sus mayores preocupaciones en términos de probabilidad e impacto: el 78% espera que las “confrontaciones económicas” y la “polarización política interna” aumenten en 2020.

El clima quita el sueño

Por primera vez en los 10 años que lleva elaborándose la encuesta, los cinco principales riesgos globales en términos de probabilidad son todos ambientales:

  • Fenómenos meteorológicos extremos con grandes daños a la propiedad, la infraestructura y la pérdida de vidas humanas.
  • Fracaso de los gobiernos y las empresas en la mitigación y adaptación al cambio climático.
  • Daños y catástrofes ambientales provocados por el ser humano, incluidos los delitos ambientales, como los derrames de petróleo y la contaminación radiactiva.
  • Pérdida de biodiversidad grave y colapso de los ecosistemas (terrestres o marinos) con consecuencias irreversibles para el medio ambiente, lo que supone un grave agotamiento de los recursos tanto para la humanidad como para las industrias.
  • Catástrofes naturales graves como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y tormentas geomagnéticas.

Durante la presentación, los expertos destacaron la importancia de establecer objetivos comunes de protección de la Tierra y de impulso de las distintas economías locales. Así como la importancia de que las empresas eviten los riesgos de pérdidas futuras potencialmente desastrosas ajustándose a objetivos con fundamento científico.