Inicio | Noticias | Los retos del open insurance
Los retos del open insurance
Blogs Tribuna, 

Los retos del open insurance

Virginia Martínez, Socia de Seguros y Reaseguros de Bird & Bird, y Joaquín Muñoz, Socio de Protección de Datos de Bird & Bird
BDSEntorno

En la era de la conectividad, los datos son un elemento clave en todas las industrias y mercados y el sector asegurador no iba a ser una excepción. Efectivamente, los datos constituyen la base para la correcta identificación y tarificación del riesgo. De hecho, las entidades aseguradoras gestionan una cantidad y una variedad de datos que probablemente no gestiona ningún banco. Además, aparte de los datos recabados directamente de los tomadores, las aseguradoras tienen cada vez acceso a más fuentes de datos que les permiten conocer múltiples aspectos sobre el potencial asegurado como, por ejemplo, las redes sociales o “IoT” o internet de las cosas. Sin duda, todas estas fuentes de datos permiten a las aseguradoras llevar a cabo una configuración de un perfil muy detallado del cliente o potencial cliente de cara a identificar mejor los riesgos que se proponen cubrir y fijar el precio de los seguros.

Bases normativas para el «open insurance»

En este contexto, han empezado a surgir preguntas en el sector asegurador respecto de los datos. ¿Quién debe decidir en última instancia sobre el uso de los datos (la aseguradora o el tomador/asegurado)? ¿Puede el tomador de un seguro que decide un cambio de aseguradora exigir la portabilidad de sus datos? ¿Deben compartirse, y en qué medida, los datos relacionados con los seguros con otros operadores, de seguro o no?

Si bien hasta ahora el debate sobre las finanzas abiertas se había centrado principalmente en el sector bancario (“open banking”), la Unión Europea se ha puesto como objetivo a corto-medio plazo sentar las bases de un marco normativo para el “open insurance”, entendido, en sentido amplio, como el acceso e intercambio de datos -personales y no personales- relacionados con los seguros, normalmente a través de “APIs” (interfaz de programación de aplicaciones). En este marco, EIOPA emitió el pasado enero un documento o “Discussion Paper”, sometido a consulta pública hasta el pasado 28 de abril de 2021, a fin de entender mejor el “open insurance”, sus ventajas, riesgos y barreras regulatorias, para poder así aportar la visión o posición del supervisor en el contexto de las nuevas iniciativas legislativas europeas.

Ventajas para el Seguro

Sin duda, como reconocía EIOPA en su documento, el seguro abierto tiene innumerables ventajas. Por ejemplo, la estandarización y los posibles requisitos obligatorios de intercambio de datos en el sector asegurador proporcionarían una mayor seguridad y protección al consumidor. Asimismo, la mejora en el intercambio de datos y la apertura del mercado asegurador, siempre que se haga cumpliendo la normativa aplicable, permitiría a las compañías de seguros crear productos más innovadores y también más transparentes. En contrapartida, la apertura del seguro también traería consigo riesgos o incrementaría los ya existentes (por ejemplo, un mayor riesgo de ciberataques o brechas de seguridad o mal uso de los datos).

En definitiva, el “open insurance” plantea múltiples interrogantes y retos a los que el legislador deberá ir dando respuesta a través de un nuevo marco normativo, contando para ello, como decimos, no solo con el regulador sino también con la opinión y visión de los principales actores del sector asegurador.

¿Te resulta interesante? Compártela: