Inicio | Noticias | “Los esquemas multipensión se acabarán por imponer”
Pilar González de Frutos
Noticia, 
Pilar González de Frutos (UNESPA)

“Los esquemas multipensión se acabarán por imponer”

BDSMercado

¿Cómo serán las pensiones del futuro? “Multipensión”, responde Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA. La existencia de diferentes fuentes de rentas será “imprescindibles”, sostiene. Esta realidad, insiste, que “acabará por producirse”.

La directiva participó ayer en un encuentro organizado por Reale Seguros y Fundación Empresa & Sociedad. Remarcó que la variedad de fuentes de la pensión responde a una variedad de metodologías para la generación de reservas y que esta variedad es necesaria por las circunstancias socioeconómicas, sobre todo, a partir del segundo tercio del siglo. Además, “las multipensiones son el enfoque mayoritariamente adoptado en las sociedades y economías a las que ambicionamos parecernos”.

Advirtió también de que las pensiones del futuro se van a caracterizar “por tener niveles más elevados de incertidumbre”. “El sistema de pensiones de reparto del futuro será menos generoso”, y comentó: “Tendremos cada vez más claro que, automática, semiautomática o impulsada por decisiones coyunturales, la edad de jubilación es susceptible de desplazarse; y tendremos que integrar este dato en nuestras concepciones y estrategias laborales, económicas y personales”.

Por la experiencia de países de nuestro entorno, añadió, “vemos que hay que dotar al sistema de mecanismos objetivos que permitan ajustes automáticos cuando se produzcan desviaciones y elementos de control profesionales e independientes”.

Y por último, las pensiones del futuro serán lo que decidamos hoy que sean. Una reforma de las pensiones necesita “entre 15 y 20 años para desarrollarse por completo” y, por ello, pidió actuar ya. “Cuanto más tardemos, más dificultades vamos a tener”, aunque, “la reforma de las pensiones nunca da votos”.

Labor evangilizadora de las aseguradoras

A través de un vídeo de su participación en TVE, José Antonio Herce (AFI), demandó soluciones recaudatorias a corto plazo para estabilizar el sistema público de pensiones. “Pero hay que pensar en las reformas a medio y largo plazo”, y para ello citó la necesidad de un mayor esfuerzo contributivo de cada trabajador en relación son su pensión futura; más información, desarrollar una previsión social complementaria que sigue siendo “simbólica”; y conseguir prolongar las carreras profesionales “todo el tiempo posible”.

Leticia Feria y Cristina Alejandrina Fernández, de Reale Seguros, destacaron que las aseguradoras tienen poner el foco en su “papel fundamental a nivel didáctico y evangelizador”. “Nos queda seguir instando y educando a los clientes sobre la necesidad de que constituyan un complemento a la pensión pública”, indicaron.
Sobre la oferta de productos, reconocieron que tiene ser “más dinámica, accesible y adaptada a los nuevos canales de comunicación que han surgido”.

Remarcaron que, ante un cliente que cada vez es “mucho más exigente e informado”, primará el “asesoramiento humano». Por tanto, concluyeron. «el papel del mediador es ahora más fundamental e imprescindible que nunca». «El cliente busca información y transparencia y, sobre todo, confianza para elegir un producto sobre otro. La confianza da seguridad”, señalaron.

Pensiones inteligentes

“Hay que trabajar más años y hay que ahorrar más”. Así resumió su intervención Iñaki Ortega, de la Deusto Business School. Esta doble tarea recae en una triple responsabilidad: del lado público, de las empresas y del individual de cada uno de nosotros. Los ciudadanos tienen que ser que las `pensiones públicas no van a llegar para cubrir sus necesidades futuras; somos de los países con el nivel más bajo de pensiones de Empleo; y el Estado puede ayudar mediante incentivos ficales”, resumió.

José Luis Orós, de Pensumo, dejó claro que las pensiones de futuro no van a ser como las de ahora. Las pensiones del Siglo XX no valdrán en el XXI. “Si la sociedad ha cambiado, si el trabajo es distinto, tendremos que hablar de pensiones distintas. Si vivimos en un mundo digital, las pensiones también lo tiene que ser. Además, deberán ser transparentes, revisas conceptos (como el todo incluido) y tienen que ser inteligentes, capaces de cubrir todas las necesidades, pero ajustando el gasto”, comentó. “La premisa -concluyó- es que un individuo, gracias al tecnología, puede gestionar a lo largo de su vida laboral la cantidad suficiente de recursos como poder desviar en cada momento una parte para la pensión de su futuro”.

En la jornada y posterior coloquio también se habló sobre revolución y reinvención intergeneracional, de cambios en el ciclo de trabajo, de fiscalidad, de pensión por valor de los datos y de gestión y transmisión del conocimiento.

Autor: