Inicio | Noticias | Las aseguradoras reclaman «capacidades suficientes» para cumplir con la sobrerregulación
Borrador automático
Noticia, 

Las aseguradoras reclaman «capacidades suficientes» para cumplir con la sobrerregulación

BDSEmpresasMercado

El sector asegurador se queja de las ajustadas fechas de aplicación que los reguladores imponen a las compañías para la «cascada de obligaciones» normativas, como es el caso en la actualidad de las relacionadas con la sostenibilidad (taxonomía ASG). Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, expresó esta y otras demandas de la industria durante su participación en las XXVIII Jornadas Internacionales Global Risks, celebradas hasta el viernes en Palma de Mallorca.

«Estamos dispuestos al cumplimiento, pero dennos capacidades suficientes para poder hacer en plazo y hacerlo bien y no está tampoco claro que se estén siguiendo principios de proporcionalidad. No es razonable pedir la misma cantidad de información o el mismo desglose a cualquier operador con independencia del tipo de negocio que realice. Esa proporcionalidad no es habitual que la veamos en las normas», expresó.

Asegurar el ciberriesgo

González de Frutos advirtió, por otro lado, de los retos de cobertura en la sociedad para determinados riesgos, como pueden ser los cibernéticos, para los que no hay capacidad en el sector financiero internacional y precisan de colaboración público-privada.

En esta misma línea, Ricardo González, director de Análisis de Estudios Sectoriales de MAPFRE Economics, reconoció, en este sentido, que hay una brecha de cobertura «muy grande» en ciberriesgos, que aumentan en frecuencia y nivel de sofisticación y donde el reto está en la falta de datos para hacer una buena tarificación y la construcción de «modelos robustos». También en este punto hay que hacer un gran de esfuerzo de colaboración público-privada.

De todas formas, concluyó, es un mercado en crecimiento, acompañado de servicios más allá de la indemnización, antes y después del ataque.

Ventana de oportunidades

La mesa redonda se completó con José Antonio Sánchez, director general de ICEA. Cree que el Seguro está en la buena dirección de su transformación. Ha superado las crisis manteniendo las «constantes vitales» tanto en rentabilidad como en solvencia y no hay dudas del potencial creciente de la demanda aseguradora. «Vamos a una sociedad de más incertidumbre, por lo que el apetito de protección va a crecer», apuntó.

Para hacer frente a estas oportunidades, no obstante, «debemos transformar nuestras organizaciones y los modelos de negocio». Y es que el poder se ha trasladado de las empresas al cliente. La diferencia no está tanto en la venta (no importa el canal por el que entra el cliente) como en el asesoramiento previo y, sobre todo, en la postventa. La ventaja competitiva se traslada del producto al dato y al conocimiento del cliente. Hay que elevar las promesas y generar una experiencia única de cliente, no solo en los momentos puntuales del siniestro.

Además, por encima de las coberturas, habrá que construir una serie de servicios complementarios, ofrecidos en muchos casos por otro tipo de empresas, por lo que «evolucionaremos desde una estrategia competitiva a una colaborativa», según Sánchez. Y allá donde no seamos expertos, en lo que no sea nuestro core business, «busquemos la colaboración», recomendó.

De la seguridad a la resiliencia

La segunda de las sesiones de las XXVIII Jornadas Internacionales Global Risks, había comenzado con la intervención de José Luis Pérez Pajuelo, director del Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas. Afirmó, en primer lugar, que la incertidumbre es total a día de hoy, lo que nos obliga a realizar un análisis constante de cualquier amenaza. La planificación cerrada no se ajusta a la realidad actual y, por lo tanto, se necesitan procesos sencillos para ser capaces de responder de forma ágil a cualquier situación inesperada.

Indicó que el concepto de seguridad en la empresa ha cambiado hacia una idea de resiliencia. «Es una dimensión mucho mayor y hacia donde debemos evolucionar», manifestó. Hay que abordar la seguridad con una visión holística y hoy día, ya, los responsables en este ámbito no son los técnicos, sino expertos con una visión más amplia. «La gestión de riesgos ha pasado de ser un gasto a una inversión para la seguridad de la organización y su negocio», apuntó, defendiendo que la seguridad tiene que estar integrada en la empresa.

Por otro lado, se ha materializado en el campo de la seguridad de las infraestructuras críticas un cambio hacia un modelo de colaboración público-privada, lo que implica un disrupción del sistema tradicional y que se sustenta en la confianza entre las partes y, sobre todo, en compartir «mucha información». «Aquí la colaboración es real, es auténtica», apostilló.

La jornada se completó con una mesa de debate sobre crisis en la cadena de suministros, su fragilidad actual y la conexión entre riesgos que la impacta. Participaron representantes de tres grupos empresariales de América Latina, Aurelio Macías Meza, administrador de Riesgos Corporativos de Grupo Industrial Saltillo; Alejandro Reyes, Corporate Controller de Sigdo Koppers; y Luis Longo, director corporativo de Riesgos y Seguros de Carvajal, que compartieron experiencias y prácticas.

De las orden sustentado en reglas al basado en el poder

Finalmente, José Ignacio Torreblanca, investigador principal y director de la Oficina del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dibujó un escenario geopolítico «más fragmentado» y en el que es cada vez es más difícil operar. Tres ejes condicionan este entorno: la transición de poder global de Estados Unidos a China; la fragmentación del orden liberal económico, y la debilidad de las democracias. Vamos, anticipó, de un mundo sustentado en reglas a un orden basado en el poder.

Asimismo, indicó que el desafío de Europa en la transición hacia una economía verde está obviamente, en completarla, pero más importante es no tener que volver a ser dependientes de otros actores. Es decir, que sea sostenible no solo de un punto de vista climático, sino también político.

¿Te resulta interesante? Compártela: