Inicio | Noticias | Las aseguradoras españolas son rentables y están bien capitalizadas, pero se enfrentan a desafíos
Noticia, 
Informe de Moody's

Las aseguradoras españolas son rentables y están bien capitalizadas, pero se enfrentan a desafíos

Mercado

Haciendo un balance de 2018, desde la agencia se destaca que las primas de No Vida crecieron alrededor de un 4%, mientras que las primas de seguros de Vida disminuyeron un 1,4%. “En el sector de los seguros de No Vida la rentabilidad de la suscripción se ha visto reforzada, con su ratio combinado (siniestralidad y costes como de las primas) que mejora hasta el 93,7%, frente al 94,0% de 2017”, detallan.

Además, las aseguradoras españolas están también bien capitalizadas, revela este informe. Con un fuerte ratio de Solvencia II del 223%, mientras que alrededor del 99% de sus fondos propios son de la mejor calidad.

Sin embargo, alerta Moody’s, “esperamos que la industria se enfrente a desafíos en los próximos 12-18 meses, ya que la consolidación del sector bancario corre el riesgo de perturbar sus acuerdos de distribución y, a medida que aumenta la vida útil de sus productos la expectativa los presiona para que aumenten las reservas”. A esto se le suma, remarca el informe que “en la inversión de las aseguradoras españolas los ingresos también están sometidos a la presión de unos tipos de interés persistentemente bajos”.

La banca perturba la paz del sector asegurador

Desde Moody’s ponen de manifiesto que la consolidación del sistema bancario español, impulsada por el deseo de reducir costes, puede tener efectos adversos en el sector de los seguros. “Los aseguradores españoles dependen en gran medida de acuerdos de bancaseguros para distribuir sus productos, con ventas a través de la contabilidad bancaria para aproximadamente el 38% del total de las primas en 2018 (67% de las primas de vida y 17% de las de seguros distintos del seguro de vida) primas)”, recuerdan.

Por ello, matiza la agencia, "observamos que las fusiones bancarias pueden llevar a la terminación o renegociación de los seguros de distribución, la consolidación del sector bancario amenaza estos acuerdos". Por ejemplo, cuando Bankia adquirió Banco Mare Nostrum (BMN) en 2018, BMN puso fin a su acuerdo de distribución de No Vida con Caser para dar paso a un nuevo acuerdo con Mapfre.

Otras tendencias preocupantes: longevidad, bajos tipos de interés y renta variable

En el informe la agencia también hace hincapié en que las tendencias de la longevidad en España también tendrán probablemente un impacto negativo en las aseguradoras de Vida. Los españoles de 65 años tienen actualmente una nueva vida de 21,8 años, muy por encima de los 13,5 años de la década de 1950. Como consecuencia, las aseguradoras tienen que pagar más reclamaciones a sus clientes de jubilación de lo que se esperaba inicialmente, esto genera un crédito negativo para el sector, añade la agencia.

En respuesta, la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) tiene previsto introducir una nueva tasa de mortalidad que los aseguradores tendrán que utilizar para calcular sus reservas para productos de pensiones. Esto conducirá a un aumento de las reservas y a un reducción de su capital: “Es probable que la DGSFP dé tiempo a la industria para adaptarse, pero habrá un impacto negativo inmediato sobre los coeficientes de Solvencia II de las aseguradoras si el regulador les exige que utilicen el nuevo cuadro para calcular sus pasivos mejor estimados”, informa la agencia.

A todo esto, se le suma la persistencia de unos tipos de interés bajos que presionará a los ingresos por inversiones de las aseguradoras españolas. Esto afectará directamente a la rentabilidad del sector a corto plazo.

No obstante, el punto positivo se observa en el crecimiento del mercado de renta variable que podría tener implicaciones crediticias positivas para las aseguradoras españolas, proporcionándoles una fuente de activos diversificación, así como algunos contrarrestan el riesgo de longevidad. Sin embargo, una alta concentración en estos activos sería negativa para el crédito. “Los productos también conllevan algunos riesgos sociales, como el riesgo de venta inapropiada, que las aseguradoras tendrán que gestionar con cuidado”, concluye el informe.