maría josé garcía peña, head of third party claims, bhsi
Blogs Tribuna, 
Tribuna

La gestión de siniestros multinacionales

María José García Peña, Head of Third Party Claims de BHSI
BDSEmpresasMercado

A día de hoy ya nadie pone en duda que la globalización, entendida como la creciente integración de las economías de todos los países (especialmente los más avanzados), es un proceso en que nuestro mundo se ve envuelto de forma inexorable e inevitable.

Gracias a la globalización las empresas tienen acceso a mercados cada vez más amplios de exportación e importación, a beneficiarse de flujos de capital y de conocimientos y a nuevas tecnologías. Pero al mismo tiempo también se exponen a nuevos retos y dificultades, ya que se ven abocadas a desarrollar su actividad profesional en entornos económicos y legislativos distintos, a veces desconocidos y hasta hostiles, que llegan incluso a poner en riesgo su viabilidad. Y que en consecuencia deben ser afrontados con una estrategia sólida y general.

En este punto, contar con el apoyo de una aseguradora que cuente con los conocimientos, la flexibilidad y capacidad necesarias para analizar los riesgos concretos que afronta la empresa, que con el más amplio despliegue geográfico, sea capaz de ofrecer soluciones aseguradoras a medida, tanto a nivel local como global, y que satisfagan las necesidades únicas y cambiantes de cada clientes, es vital. Como lo es que llegado el momento de la gestión de un siniestro “transfronterizo” o multinacional pueda aportar conocimiento, coherencia y solvencia, tres aspectos en que la contribución de la aseguradora a la tramitación de siniestros multinacionales puede ser decisiva.

En primer lugar, no cabe duda de que ante siniestro, el conocimiento técnico especializado marca una diferencia decisiva en el desarrollo de la tramitación. De forma que una aseguradora que ponga a disposición de sus clientes un equipo global de tramitación de siniestros, expertos en los distintos marcos jurídicos y normativos, en los usos locales de cada uno de los países en que el asegurado presta servicio, y con acceso directo a los más reconocidos profesionales del país, indiscutiblemente aporta un valor fundamental a la estrategia internacional del asegurado.

En segundo lugar, es también prioritario garantizar la más amplia comunicación y coordinación, entre operaciones locales y la global o matriz, así como entre los distintos agentes que intervienen en el programa asegurador. Es requisito imprescindible para mantener la coherencia y fortaleza de la estructura multinacional creada, y ser capaces de mantener los principios y estándares de calidad comunes al grupo. Poder confirmar que con indiferencia del país en que se tramite el siniestro, y la normativa efectiva aplicable al caso, la tramitación de cualquier siniestro del grupo se regirá por principios y valores comunes basados en la comunicación y la transparencia, ayudará al control del riesgo y las expectativas de los implicados, y a adoptar la estrategia que mejor defienda los intereses asegurados.

Finalmente, al asumir un reto internacional es esencial contar con el apoyo de un socio con solidez financiera suficiente que aporte la seguridad necesaria para afrontar con solvencia los nuevos retos y trasladar confianza al mercado.

En este contexto, el papel que puede desempeñar la aseguradora como socio de confianza, acompañando en el proceso de traspasar fronteras, es fundamental, pues completa las competencias del asegurado y contribuye a proporcionar el soporte y seguridad necesarias en todas las fases del proceso.

¿Te resulta interesante? Compártela: