rocio lamet 01
Noticia, 
Rocío Lamet, directora general de Comismar

«La combinación de talentos es la clave para impulsar el crecimiento y la sostenibilidad de las empresas»

ProtagonistasREDEWI

Tras cuatro años al frente de la Dirección General de Comismar, Rocío Lamet, mira ahora el pasado y el futuro con el agradecimiento de tener un equipo que “es el mayor logro”.  Bajo un liderazgo de servicio, reconoce que su mayor fin es que sus empleados estén contentos, “se sientan parte del equipo y puedan desarrollarse profesional y personalmente”. En esta entrevista, en un 2024 en el que la organización cumplen 82 años de servicio, hablamos de retos , como el de poner en valor “la figura del perito y comisario de averías en un mercado cada vez más centrado en la medición de ratios” o de adaptarse a transformaciones como la digitalización o los nuevos modelos de trabajo.

Mirando atrás en tu carrera y ver dónde estás ahora: ¿cuáles han sido los principales retos y logros como directora de grupo Comismar?

Llevo 14 años trabajando en el Grupo, los últimos cuatro como directora general. Al mirar hacia atrás lo primero que siento es agradecimiento por dedicarme a algo que me gusta y por disfrutar con mi trabajo, el cual me permite tener el privilegio de poder continuar con un proyecto tan especial para mi como es estar al frente de la empresa que fundó mi abuelo y ha dirigido mi padre, con éxito y acierto, durante tantos años.

Sin lugar a duda, el mayor logro de Comismar es su equipo, y saber que cuento con su respaldo y confianza, es para mí uno de los principales retos conseguidos.

Además, ser “la hija de” nunca es fácil, demostrar que puedes asumir la responsabilidad por tu propia capacidad y valía, y hacerte un hueco, siendo joven y mujer, en un sector tan tradicional y conservador, como es el del mundo asegurador, es todo un desafío.

Comismar cumple 82 años de servicio ininterrumpido. Por nuestra casa han pasado distintas generaciones de profesionales, hemos evolucionado tecnológica y digitalmente, atravesado una pandemia mundial, sobrevivido a diferentes tipos de crisis, internas y externas y a diario tratamos de que nuestro servicio se adapte a las necesidades de nuestros clientes y evolucione al ritmo en que el sector se va transformando.

Haber llegado a este 2024 siendo un referente en el mercado es uno de los principales logros del equipo Comismar, actual y pasado. De cara al futuro, el desafío es seguir aportando valor a nuestros clientes, que son nuestra razón de ser, sigue siendo nuestro principal objetivo y reto.

En estos cuatro al frente de la dirección cómo ha sido tu liderazgo ¿qué clase de líder eres?

Cuando asumí la dirección general un grupo de amigos muy querido me regaló una escultura que representa unas manos sujetando una bola del mundo, con una placa que dice “sed hombres y mujeres para los demás”. Esta frase evoca bien el tipo de líder que aspiro a ser, aquél que está al servicio de los demás y en especial, al servicio de su equipo. Desde una posición como la mía, una de mis principales ambiciones es que la gente que trabaja en Comismar esté contenta, se sienta parte del equipo y pueda desarrollarse profesional y personalmente.

Para ello, intento tomar las decisiones que son estratégicamente necesarias, escuchando antes las opiniones de los demás; me gusta promover el trabajo en equipo y creo que, para el correcto funcionamiento de una organización, es esencial saber respaldar el trabajo bien hecho y dar autonomía y libertad en el desempeño del rol de cada uno.

Desafíos: poner en valor la figura del perito y comisario de averías

¿Cuáles crees que serán los principales desafíos para el mercado asegurador (con el foco en tu línea de negocio) en general en los próximos años?

En general, para todo el mercado, la evolución y transformación del modelo de negocio, como consecuencia de la digitalización y la disrupción tecnológica, es un gran desafío, pero lo es también y de forma muy directa, para los gabinetes periciales, que tienen que adaptarse y mantener la competitividad en un mercado muy cambiante y en constante evolución e integrar todos estos avances en el desempeño de nuestra profesión.

Otro desafío importante es la ausencia de relevo generacional y la dificultad a la hora de captar personal cualificado y con ganas de trabajar.

Por último, señalaría como desafío el trabajo que seguimos teniendo por delante para conseguir poner en valor la figura del perito y comisario de averías en un mercado cada vez más centrado en la medición de ratios y no tanto en la profesionalidad, independencia y necesaria especialización de estas profesiones esenciales para la cadena de la reclamación.

Con la digitalización el sector ha dado un salto cualitativo a la hora de gestionar siniestros… ¿cómo ves esta transformación?

Es una transformación positiva que tiene muchos beneficios para el sector en general, en la medida en que permite automatizar y agilizar muchos procesos asociados a la gestión del siniestro, mejorando la operativa y reduciendo tiempos de respuesta, facilitando y agilizando las reclamaciones, reduciendo gastos administrativos y permitiéndonos manejar y analizar grandes volúmenes de datos.

Si bien, creo que no debemos perder de vista que todo ello debe contribuir a mejorar la prestación del servicio al cliente final en el momento en el que tiene un siniestro, y esto pasa por no despersonalizarlo ni privarlo de que detrás de la gestión haya gente cualificada y especializada. Cada vez más, riesgos “especiales” como cascos y transportes, se están gestionando como siniestros masa, a través de las mismas plataformas y con las mismas exigencias y criterios.

“La flexibilidad es necesaria”

En la gestión del trabajo la tecnología además ha difuminado la barrera del presencialismo se ha difuminado, pero aparecen sombras relacionadas con el sentido de pertenencia a una organización y de espíritu de equipo ¿Cómo organizáis en Comismar la gestión del trabajo (teletrabajo, flexibilidad horaria, etc)?

El presencialismo es intrínseco a la labor del perito. Debemos estar disponibles en el momento y en el lugar en el que ocurre el siniestro, el cual es impredecible y no puede, en general, organizarse. Si bien, promovemos la mayor flexibilidad y autonomía posible a la hora de realizar el trabajo, apoyándonos además en nuevas herramientas, como la videoperitación, para aquellos siniestros, que, por sus características, sean susceptibles de peritarse en remoto.

Tenemos el convencimiento de que el desempeño de nuestra profesión debe estar regido por unos valores muy marcados como son la independencia, la objetividad y la honestidad y estos valores se aprenden en “casa”. Hay que estar, hay que ver cómo trabajan los compañeros, escuchar la forma en que tratamos a nuestros clientes, para compartir la vocación de servicio que tenemos en nuestra compañía.

En definitiva, cada vez más, la flexibilidad es necesaria: por ejemplo, tenemos un día de teletrabajo a la semana, pero también nos esforzamos por mantener un claro sentido de pertenencia a la organización y enseñar a las nuevas generaciones a través del ejemplo.

«El presencialismo es intrínseco a la labor del perito. Debemos estar disponibles en el momento y en el lugar en el que ocurre el siniestro»

¿Crees que el talento (y más el joven) es ahora mismo el mayor bien para una compañía?

Totalmente de acuerdo, porque como señalaba antes, encontrar en nuestro ámbito, personas cualificadas y, sobre todo, con ganas de trabajar y aprender, es cada día más difícil.

Sin embargo, creo que es muy importante, y más en los tiempos actuales, poner en valor el talento senior, muchas veces desaprovechado. Su experiencia y conocimiento del mercado, la resiliencia que demuestran tener en tiempos de cambio y la perspectiva y visión estratégica que pueden aportar son habilidades a tener cada vez más en cuenta.

En mi opinión, en la combinación de ambos grupos está la clave para impulsar el crecimiento y la sostenibilidad de las empresas.

“Conciliación es una palabra real y accesible”

Mujer, madre y alta directiva ¿conciliación es una palabra real y accesible hoy en día?

Aunque es verdad que la conciliación entre la vida laboral y familiar sigue siendo un desafío para muchas mujeres en roles de alta dirección, se están haciendo muchos esfuerzos, como los de la #RedEWI, para “poner nombre” a estas realidades y diseñar medios para mejorarlas, con propuestas y políticas que respalden la conciliación de cara a conseguir que todas las personas, independientemente de su género o posición en la organización, puedan equilibrar adecuadamente sus responsabilidades profesionales y familiares.

En mi caso particular, sí, conciliación es una palabra real y accesible, y así deseo que sea para todas las mujeres y los hombres que trabajan en Comismar. La familia está por encima de todo, y el trabajo sólo es trabajo. Si no podemos dedicar tiempo a nuestra familia, a nuestros hijos, a nuestros padres, a nuestros amigos, y a nosotros mismos, no podremos desempeñar nuestra tarea profesional de forma satisfactoria y eficiente.

Aun así, sigue habiendo sesgos y barreras para las mujeres ¿cuáles crees que desde tu punto de vista son las más importantes?

Sí, seguimos conviviendo con sesgos y barreras que están muy enraizados en nuestra cultura y tradición, muchos de los cuales provienen de nosotras mismas: la falta de confianza, la autoexigencia excesiva, el miedo al fracaso o el sentimiento de culpa por no poder estar al 100% en distintos ámbitos de nuestra vida.

No obstante, hoy, las mujeres, somos muy afortunadas de poder ser testigos de primera línea y también partícipes, en la medida cada una de sus posibilidades, del cambio que se está produciendo actualmente en nuestro entorno laboral. La flexibilidad, la conciliación y diversidad de nuevas medidas nos están ayudando a superar estas barreras que tan arraigadas han estado durante muchos años, y debemos contribuir, para seguir impulsándolas.

«Las mujeres somos muy afortunadas de poder ser testigos de primera línea y también partícipes, en la medida cada una de sus posibilidades, del cambio que se está produciendo actualmente en nuestro entorno laboral»

 

Cómo es Rocío …

¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres? ¿qué te hace feliz?

Lo que más, de lejos: mi familia, mi marido, mis hijos, mis padres, mis amigos… ¡pasar tiempo con ellos! Tampoco tengo tiempo para mucho más…  Un sitio que me hace muy feliz es la playa de Fuente del Gallo. Además me encanta esquiar, leer y ¡dormir!

¿Un lema que te inspire?

Como digo en una de las preguntas: “sed hombres y mujeres para los demás” y otro que es fundamental en mi vida “lo que viene, conviene”

¿Una personas y personas que sean referentes en tu vida?

A nivel profesional, mi padre, pero sin duda, muchísimo también a nivel personal, mis padres. Por su actitud ante la vida y el trabajo, por esforzarse en encajar las cosas siempre por el lado positivo, por muy difíciles que sean, por su fe, por su entrega incondicional. Y mi marido, porque él me hace ser mejor, querer superarme, dar lo mejor de mí misma, y me ayuda a poner el foco en lo importante, en que siendo feliz por dentro, puedes entregarte mejor a los demás.

¿Te resulta interesante? Compártela: