José María Pimentel, Socio de DAC Beachcroft
Blogs Tribuna, 
Tribuna

La Coctelera

José María Pimentel, Partner de DAC Beachcroft
BDS

¿Qué pasa si mezclas las palabras Hacienda y chinches? Pues que te sale una publicación en la que al final descubres que todo, aunque no lo parezca, tiene relación.

El otro día leí que con el comienzo de la campaña de la declaración de la Renta, el Ministerio de Hacienda iba a enviar tres millones de alertas fiscales a aquellos contribuyentes que hubieran obtenido ganancias a través del juego on-line, las cripto divisas o los alquileres.

Pero no, no vengo a aquí a escribirles sobre la tributación de este tipo de ganancias, sino de la respuesta a una consulta vinculante (la número V3078-23) al respecto de la Tributación de una indemnización percibida por la madre de un fallecido en el contexto de un acuerdo extrajudicial.

Indemnizaciones por responsabilidad civil

La Dirección General de Tributos aclara -más bien confirma pero de alguna restringe el criterio- que para que las indemnizaciones por responsabilidad civil tengan la consideración de exentas:

  1. Su cuantía debe estar legalmente reconocida, lo que podría suceder en aquellos casos de aplicación obligatoria del Baremo de Trafico, es decir, al recibir una indemnización por daños personales causados en un accidente de circulación.
  2. Su cuantía debe ser judicialmente reconocida, situación ésta en la que Hacienda incluye aquellas formulas intermedias como la conciliación o la transacción judicial o el allanamiento, desistimiento o la renuncia.

Y hablando de renuncias, ¿esta respuesta de Hacienda no supone una renuncia, o al menos una desincentivación a la resolución de los conflictos por otras vías como la mediación o la «clásica» y sumamente efectiva negociación entre abogados? ¿esta respuesta no es una «invitación» a las partes para que diriman y arreglen todas sus disputas exclusivamente a través de los Juzgados, sobrecargándolos un poco más?

Y ¿qué relación tiene esto con las chinches? Pues la tiene, porque la prensa también se ha hecho eco de la reaparición de estos desagradables insectos en muchos establecimientos hoteleros y esta «resurrección», nunca mejor dicho, está provocando ya un efecto llamada y un incremento de las reclamaciones por parte de algunos de los huéspedes afectados en lo que puede ser, espero equivocarme, una nueva fuente de quebraderos de cabeza para el sector turístico y sus aseguradoras.

Reclamación por picaduras de chinches

¿Qué pasará cuando se quiera zanjar una reclamación por picaduras de chinches de forma extrajudicial? ¿Será esta posibilidad viable siendo consciente el perjudicado que debe tributar por la indemnización si llega a un acuerdo extrajudicial?

¿Dejarán de tener sentido los Servicios de Mediación y Arbitraje Laborales? o ¿los acuerdos amistosos que se alcancen durante sus conciliaciones tendrán la consideración de judiciales y, por tanto, estarán exentos de tributación? ¿Empezará a considerarse el impacto fiscal de las indemnizaciones en las negociaciones transaccionales?

Lo cierto es que como de costumbre no tengo respuesta a casi ninguna de las preguntas que he planteado pero sí que tengo una certeza: cuando metes en la coctelera reclamación, tributación y judicialización, la bebida que va a salir lo hará con mucho retraso y seguramente nos salga mas cara que hace unos años.

¿Te resulta interesante? Compártela: