Álvaro Urrutia, director general de Amaef
Descubre Amaef, 
Tribuna

La bancaseguros y su papel esencial para la industria aseguradora y la sociedad

Álvaro Urrutia, director general de Amaef
BDSDescubre

El canal banco-asegurador cuenta ya con una larga tradición en nuestro mercado asegurador. Nació como respuesta a la demanda de protección de los clientes bancarios, y ha evolucionado hasta la actualidad, en que una de cada tres pólizas que se suscriben en nuestro país lo hacen a través de las entidades financieras. Estas cifras que demuestran no solo la confianza que los ciudadanos depositan en nuestro trabajo, sino también el valor añadido que aportamos a los clientes.

Desde el canal banco-asegurador ofrecemos un apoyo clave al cliente a lo largo de toda la vida del producto, a través de un asesoramiento profesional y un servicio de calidad, tanto antes de suscribir la póliza, como durante su vigencia y en caso de siniestro.  Además, somos un canal que simplifica enormemente el acceso a los mejores productos de las principales compañías aseguradoras, con el consiguiente ahorro de tiempo y trámites burocráticos. A esto se suma la oportuna ventaja económica que puede reportar contratar de forma combinada un seguro con una financiación bancaria, mejorando también la accesibilidad al crédito.

La actividad de la bancaseguros

La actividad del canal banco-asegurador se asienta sobre tres pilares: la libertad de elección del cliente, la transparencia y la libre competencia. El primer punto, consagrado en la regulación de mediación de seguros desde siempre, se ha reforzado con distintas iniciativas regulatorias en los últimos años. La bancaseguros de la actualidad poco tiene que ver con la de hace unos años. La comercialización de seguros a través de entidades financieras tiene en la actualidad el marco regulatorio más exigente, lo cual garantiza la adecuada protección de los derechos de sus clientes.

En segundo lugar, la transparencia es otro principio fundamental en el que el canal banco-asegurador trabaja cada vez con mayor intensidad. Los clientes deben ser adecuadamente asesorados sobre los productos que contratan, sus características y sobre sus costes. En este sentido, cabe destacar que, por ejemplo, la normativa de créditos hipotecarios, con su documentación estandarizada y la participación notarial, supone un estándar de transparencia difícilmente superable.

Por último, en lo que respecta al principio de libre competencia, los clientes disponen de una amplia variedad de canales de distribución desde la contratación directa en la propia compañía aseguradora hasta la mediación aseguradora vía corredurías o agentes. Por otra parte, las entidades financieras también compiten intensamente, ofreciendo una amplia gama de productos y combinaciones de éstos. Dentro de este escenario de amplia oferta, el canal banco-asegurador proporciona un elemento adicional de confianza que permite al cliente tener la seguridad de que está contratando un producto de calidad, con una aseguradora de primer nivel, y verdaderamente ajustado a sus necesidades.

La bancaseguros y la doble supervisión

Las cifras hablan por sí mismas, y en 2022 se redujo aún más (un -8,6%) el número de reclamaciones de clientes relacionadas con productos aseguradores. El nivel de reclamaciones y litigiosidad que tiene este canal se ha reducido de forma notable desde que en el año 2019 se transpusieran al ordenamiento jurídico la directiva de crédito inmobiliario, que ha constituido un antes y un después en la protección de los derechos de los clientes y en las garantías que se han incorporado en todo el proceso de venta de seguros combinados con créditos hipotecarios.

En esta línea, cabe destacar que la bancaseguros es el único canal de mediación sometido simultáneamente a una doble supervisión: por parte de la DGSyFP y por parte del Banco de España. Esta intensa supervisión, la profunda cultura de cumplimiento y los sistemas internos de control y gobernanza de las propias entidades hacen que el proceso de venta ofrezca las mayores garantías a los clientes.

Seguros en beneficio del cliente

Por último, en Amaef creemos en un diálogo positivo y constructivo entre los diferentes actores que intervienen en la mediación aseguradora porque esto, estamos convencidos, hará evolucionar el mercado de seguros en beneficio del cliente. En los últimos años, el canal banco-asegurador ha mantenido una cuota de mercado estable, lo que demuestra la convivencia de todos los canales de distribución, y que lo importante es que el cliente tenga la capacidad de decidir cómo quiere acceder a los productos aseguradores.

La experiencia en otros países europeos en los que el canal bancaseguros no existe o tiene una baja penetración, demuestra que la bancaseguros contribuye al desarrollo del sector asegurador, a la estabilidad del sistema financiero, y a la mejora del bienestar de la sociedad en general.

En resumen, y a pesar del camino recorrido, no debemos caer en la complacencia porque siempre hay elementos de mejora, y debemos avanzar sobre la base de la cercanía al cliente y la innovación, con una oferta diferencial en un sector tan competitivo como es el asegurador. Desde la transparencia, integridad y propósito de mejora continua, tenemos que seguir trabajando cada día para ofrecer el mejor servicio al cliente.

¿Te resulta interesante? Compártela: