Inicio | Noticias | Inversión en audiovisual, modelo 2.0
Rodaje cinematográfico - Foto de Joseph Redfield en Pexels
Noticia, 

Inversión en audiovisual, modelo 2.0

Gregorio Herrera, Partner de Real Assets de Dunas Capital
BDSMercado
Gregorio Herrera (Dunas)

La inversión en producciones audiovisuales ha entrado en una nueva fase, la 2,0. ¿Qué significa?

De manera resumida, que el legislador ha establecido una nueva alternativa consistente en que el inversor que participe en la financiación de una serie de televisión, un largometraje o un espectáculo musical obtenga a cambio un traspaso de las deducciones propias de la producción audiovisual, y se las aplique en su liquidación de impuestos. Es decir, el importe invertido es reintegrado –íntegramente– al inversor en su declaración impositiva, materializándose en un ahorro de impuestos superior, hasta 1,2 veces la cifra invertida.  Una rentabilidad de dos dígitos está, por tanto, garantizada.

Dando un paso para atrás, ¿de dónde parte este nuevo sistema? De la disposición final trigésima primera de la Ley 11/2020 de los Presupuestos Generales del Estado del año 2021, que introduce un nuevo artículo, el 39.7 (extractos en cursiva):

Primero: “…el contribuyente que participe en la financiación de producciones españolas de largometrajes y cortometrajes cinematográficos y de series audiovisuales de ficción, animación, documental o producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales realizada por otro contribuyente, cuando aporte cantidades en concepto de financiación …..

Segundo: “El reintegro de las cantidades aportadas se realizará mediante las deducciones líquidas en cuota, que (…) el productor traspase al contribuyente que participa en la financiación”.

Segundo: “…. el contribuyente que participa en la financiación de la producción no podrá aplicar una deducción superior al importe correspondiente, en términos de cuota, resultante de multiplicar por 1,20 el importe de las cantidades por él desembolsadas para la financiación de aquella“.

La novedad regulatoria también establece que los certificados emitidos por el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) respecto a las producciones nacionales son vinculantes para la Administración Tributaria competente, a los efectos del derecho a la deducción, con independencia del momento de emisión de los mismos. Sin duda la finalidad es dotar al inversor/ financiador y al productor audiovisual de la seguridad jurídica que venía reclamando el sector. Dando otro paso atrás, ¿estas deducciones, dónde se regulan? En el artículo 36 apartados 1 y 3 de la Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades. Estos artículos regulan que una serie de televisión, un largometraje, etc. (todos nacionales), genera una deducción del 30% del coste de producir la misma (que se reduce al 25% por el coste de producción que exceda 1 millón de eirps). Un ejemplo sencillo:

Inversión en cine

Finalmente, según datos del Ministerio de Cultura, el audiovisual representa el 28% del total de las industrias culturales, que en su conjunto suman el 3,2% del PIB español. El sector audiovisual aporta a la economía nacional más de 8.000 millones de euros, 6.700 empresas y emplea a más de 72.000 profesionales. Este tipo de deducciones, existentes en la mayoría de los países de la UE, tratan de fomentar la actividad cultural nacional.

¿Te resulta interesante? Compártela: